Las estadísticas oficiales hablan de deflación; la realidad dice inflación

17 de septiembre de 2020

17 de septiembre de 2020 — Al igual que otras economías nacionales, el índice de Precios al Consumidor (IPC) en Italia cayó en un 0.5% en términos anualizados en agosto. Es el cuarto mes consecutivo que se registra una inflación negativa, principalmente causada por los precios descendentes de la energía y el transporte. Pero el precio de los alimentos ha aumentado, aunque el aumento tiene un mínimo impacto en la construcción del IPC.

En el caso de Estados Unidos, esto se explica en un estudio que publicó Albert Cavallo, de la Escuela de Negocios de Harvard. “Desde el comienzo de la pandemia, los consumidores han reducido su gasto en transporte, hoteles, cenas afuera y en recreación, y gastan más en comestibles y bebidas que en los últimos años. Pero el peso de las diferentes categorías de gasto en el IPC, que refleja la importancia relativa de una categoría de bienes y servicios medida por su contribución en el consumo familiar total, fue ajustado por el Buró de Estadísticas Laborales de EU en diciembre de 2019”.

Cavallo calcula que “desde abril de 2020, la tasa de inflación anual en Estados Unidos fue de 1.06%, comparada con 0.35% que registra el IPC”. Cavallo ha encontrado pautas similares en otras 10 economías nacionales, de 16 que ha analizado.

La composición del IPC se ha revisado periódicamente en Estados Unidos, principalmente para cubrir los aumentos reales del costo de la vida, que exigirían mayores aumentos salariales. Sin embargo, la omisión de ajustar los cálculos a los efectos de la pandemia sirve para apoyar lo que dicen los bancos centrales: no hay inflación.

Mens Sneakers Online