Pompeo se cree el rey del mundo y habló a nombre de la ONU para reimponer sanciones a Irán

22 de septiembre de 2020

22 de septiembre de 2020 — El sábado 19 de septiembre, Mike Pompeo emitió una declaración en la que por lo que se entiende, implica que se cree el rey del universo y que su palabra es la ley, cuando menos del mundo existente en su mente arrebatada. El problema sería materia para un psiquiatra y un manicomio, si no fuese porque sus esfuerzos por imponer ese mundo de fantasía sobre la realidad tendrán consecuencias terribles para el mundo real.

Pompeo proclama en su declaración que todas las sanciones que la ONU había levantado en virtud de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad, se han reimpuesto y el embargo a la venta de armas a Irán ahora es permanente. “Estados Unidos tomó está acción decisiva porque, además de que Irán dejó de cumplir sus compromisos con el JCPOA [Plan de Acción Integral Conjunto], el Consejo de Seguridad no extendió el embargo de armas a Irán que había estado en firme durante 13 años”, dijo Pompeo. “La inacción del Consejo de Seguridad hubiera allanado el camino para que Irán comprase todo tipo de armas convencionales el 18 de octubre. Pero afortunadamente para el mundo, Estados Unidos tomó la medida responsable para impedir que eso suceda. En concordancia con nuestros derechos bajo le resolución 2231 del Consejo de Seguridad, iniciamos el proceso de reimponer prácticamente todas las sanciones que se habían terminado previamente, tales como el embargo de armas. Como resultado, el mundo estará más seguro”, dice el orate.

Un observador agudo agregó: “El mundo estará más seguro de que se viene ahora una confrontación entre las potencias nucleares cuando Pompeo quiera atacar a Rusia, China y demás miembros del JCPOA”.

Porque en toda la declaración de Pompeo “el arrebatado”, está implícita por supuesto la amenaza de Estados Unidos a todo el mundo que pase por alto su decreto, y todos los indicios hasta ahora señalan que lo va a hacer. “Estados Unidos espera que todos los Estados miembros de la ONU cumplan plenamente con sus obligaciones de implementar estas medidas”, impuestas por Estados Unidos, dice Pompeo. “Si los Estados Miembros de la ONU no cumplen sus obligaciones de implementar estas sanciones, Estados Unidos está preparado para utilizar a sus autoridades nacionales para imponer las consecuencias a esas omisiones y asegurar que Irán no se aproveche de los beneficios de la actividad prohibida por la ONU”.

“En los próximos días, Estados Unidos anunciará una gama de medidas adicionales para fortalecer la implementación de las sanciones de la ONU y hacer responsables a quienes las infrinjan”, concluye Pompeo. “Nuestra campaña de máxima presión contra el régimen iraní va a continuar hasta que Irán llegue a un acuerdo comprensible con nosotros para refrenar las amenazas de proliferación nuclear y deje de propagar el caos, la violencia y el baño de sangre”.