Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Putin reitera su convocatoria a la cumbre del G5; espera que se reúnan en persona cuando la pandemia lo permita

24 de septiembre de 2020

23 de septiembre de 2020 – Durante su discurso en el debate general de la Asamblea General de la ONU, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, reiteró este martes 22 su convocatoria a la realización de una cumbre de los mandatarios de los cinco Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) –a los cuales se refirió como G5—y que se reúnan en persona en cuanto lo permita la pandemia. El debate general se inició ayer y se extenderá hasta el martes 29, y le precedieron al Presidente Putin en su intervención, el Presidente de EU, Donald Trump, y el Presidente de China, Xi Jinping, entre los otros siete mandatarios nacionales que hablaron antes de Putin. A pesar de las diversas diferencias que se pueden señalar entre los comentarios de cada uno, las bases para que se lleve a cabo esa reunión del G5, y sobre todo la urgencia estratégica siguen siendo patentes, así como los graves problemas que enfrenta la humanidad y requieren de una solución conjunta.

Putin dijo que “en el actual ambiente complejo, es importante que todos los países muestren voluntad política, sensatez y visión. Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, las potencias que por 75 años ya, han cargado con la responsabilidad particular de la paz y la seguridad internacional, la preservación de los fundamentos del derecho internacional, deben tomar la iniciativa aquí. Para cumplir plenamente esta responsabilidad, Rusia ha sugerido la convocatoria de una cumbre del G5. Tendría el objetivo de reafirmar los principios fundamentales de comportamiento en los asuntos internacionales, desarrollar formas para abordar de manera eficaz los temas más candentes de hoy día. Es alentador que nuestros socios han apoyado la iniciativa. Esperamos llevar a cabo esta cumbre, en persona, tan pronto como la situación epidemiológica lo haga posible".

Putin habló también de la “memoria compartida de las enseñanzas de la historia, y el espíritu de alianza que guió a los participantes en la coalición contra Hitler, que vieron posible elevarse por encima de las diferencias y preferencias ideológicas a favor de la victoria y la paz para todas las naciones sobre la Tierra”.

Esto es totalmente congruente con lo que planteó por su parte el Presidente Xi, con relación a la necesidad de concretar una cooperación global para combatir la pandemia y para trabajar conjuntamente para “fomentar en el tiempo un nuevo paradigma de desarrollo”. Dijo que “la batuta de la historia se ha transferido a nuestra generación”. Unamos nuestros esfuerzos “para construir un nuevo tipo de relaciones internacionales y una comunidad para el futuro compartido de la humanidad”.

A pesar del tema general en contra de China que eligió el Presidente Trump en su mensaje, se puede colegir que deja la puerta abierta a favor de la Cumbre del G5, cuando habló en su discurso sobre “el destino de Estados Unidos como pacificador”. En este sentido, repasó algunos caso en el pasado reciente en que Estados Unidos ha podido juntar “a los bandos opuestos”, como en el los llamados Acuerdos de Abraham (entre Israel, los EAU y Bahrain), el acuerdo entre Serbia y Kosovo, y en “el empeño en terminar la guerra en Afganistán”. Estos mismos temas, con otros ejemplos (Corea del Norte) los presentó en un discurso particularmente extenso que dio en vivo, antes del video de Trump, la embajadora de EU ante la ONU, Kelly Craft.

No obstante, todo lo anterior quedó a la sombre de lo que Trump decidió incluir como tema particular, que fue “hacer responsable a China” por la pandemia de la COVID-19 (muy a pesar de la colaboración internacional con la que cuenta China en el combate a la pandemia y el papel particular que ha tenido en ayudar a los países con menos capacidades de salubridad pública), por la polución y otras supuestas ofensas, como la basura de plásticos, la pesca excesiva, la destrucción de los corales, contaminación de mercurio en la atmosfera, etc.

Trump adoptó un discurso estridente en contra de China, que más parecía un mitin de su campaña por la reelección en Estados Unidos que un discurso ante la comunidad de naciones. Empezó sus comentarios con un refrito del cuento británico de que china difundió el “virus de China”, cosa que se ha desmentido en innumerables ocasiones. Cuando el embajador de China ante la ONU hizo su introducción en vivo del video de Xi Jinping, atacó “el unilateralismo, el proteccionismo y la intimidación”. Dijo que “el mundo se encuentra en una encrucijada. El mundo necesita más solidaridad, y no más confrontación”. Señaló asimismo que “China rechaza las acusaciones infundadas” en su contra, y las va objetar formalmente.

Vista desde arriba la situación internacional, es visible la mano del moribundo imperio financiero británico con su eje entre la City de Londres y Wall Street, utilizando todas las piezas de su zoológico geopolítico y de las agencias de inteligencia, para impedir que se lleve a cabo una reunión como la que convoca Putin. Vemos en el episodio credo en torno al dizque “envenenamiento” de Navalny un ambiente no solo para desestabilizar a Rusia internamente sino para sabotear la relación con Europa en torno al gasoducto planeado, más la flagrante operación en Bielorrusia. Lo más prominente es la mano de esa pieza del imperio británico dentro del gobierno de Trump, el secretario de Estado Mike Pompeo. En el caso de China igual, con las provocaciones en torno a Hong Kong y Taiwán, que se han convertido en el potencial detonante de un conflicto militar, que solo algunos locos en el Pentágono pueden pensar que sería “limitado”.

En el caso de Estados Unidos, vemos el asalto contra la Presidencia durante los últimos cuatro años, con la farsa del “Rusiagate”, seguida de la farsa de juicio político basado en el fracasado “Rusiagate”, y mientras tanto, los ataques a China como el chivo expiatorio ante la crisis de la pandemia y su secuela económica. Trump se ha visto envuelto en toda está faramalla contra China, en la que participan tanto sus más acervos enemigos dentro del Congreso, como los elementos de su gabinete como Mike “el arrebatado” Pompeo, quien no tiene ningún escrúpulo para provocar un Armagedón, porque según él, ya está escrito en la Biblia.

El movimiento de LaRouche sigue en su campaña internacional para exponer la mano del imperio británico en toda turbia maniobra por exacerbar las crisis en el mundo, pero sobre todo, para presentar la solución y promover la vía para el verdadero desarrollo de todos los pueblos. En este sentido, la Conferencia Internacional de Jóvenes, este próximo sábado 26, es un aporte a la difusión del legado de Lyndon LaRouche. Esta es una conferencia de jóvenes de todas las edades, así que regístrate y difúndela: “¿Qué va a escoger el mundo: la extinción o la era de LaRouche?" Regístrate aquí:

https://es-schillerinstitute.nationbuilder.com/evento_09_26_2020

VIDEO INVITACION: https://youtu.be/ZYGdg2D99O8