En la asamblea general de la ONU, Presidente Putin evoca el espíritu de la alianza contra Hitler, convoca Cumbre del “G5” para “abordar los temas más candentes”

24 de septiembre de 2020

23 de septiembre de 2020 — En un discurso compuesto de manera muy bella que dio el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, el martes 22 en la 75ava sesión del Debate General de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, evocó el espíritu de la alianza en contra de Hitler con que se ganó la Segunda Guerra Mundial, “superando diferencias y preferencias ideológicas en favor de la victoria y la paz de todas las naciones de la Tierra”. Hoy es posible encontrar ese mismo espíritu, explicó, para juntar a las 5 potencias de mayor peso —a las que llamó el “G5”, (los 5 países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Rusia, Estados Unidos, Francia, China y el Reino Unido) para tratar los “temas más candentes de nuestros días”. El jefe de Estado ruso hizo hincapié en la importancia de los dos aniversarios que se celebraron este año, el 75avo aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, y el 75avo aniversario de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). No hay modo de exagerar esto, dijo. En 1945 derrotamos al nazismo, “la ideología de agresión y odio fue aplastada, y la experiencia y el espíritu de la alianza, así como la conciencia del enorme precio que habíamos pagado por la paz y la victoria común, nos ayudó a construir el mundo de la posguerra. Este se construyó sobre las bases fundamentales de la Carta de la ONU que sigue siendo hoy la principal fuente del derecho internacional”.

“Estoy convencido de que este aniversario nos obliga a todos a recordar los principios atemporales de la comunicación entre los Estados, consagrados en la Carta de la ONU y formulados por los padres fundadores de nuestra organización universal en los términos más claros y menos ambiguos”, destacó Putin.

No podemos olvidar las lecciones que nos da la historia, declaró el Presidente Putin. Eso significaría ser “miope y extremadamente irresponsable, del mismo modo en que los intentos politizados de interpretar arbitrariamente las causas, el curso de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y tergiversar las decisiones de las conferencias de los aliados y del Tribunal de Núremberg se basan en la especulación y no en los hechos”. Esa distorsión “es un golpe devastador a los mismos fundamentos del orden mundial de la posguerra, que es particularmente peligroso” dado la serie de desafíos a la estabilidad global, la desintegración del sistema de control de armamento, los conflictos regionales interminables, y las amenazas en aumento que presenta el terrorismo, el crimen organizado y el narcotráfico”.

Rusia, prometió Putin, hará todo el esfuerzo posible “para contribuir a la resolución pacífica, política y diplomática, de las crisis y conflictos regionales, así como también garantizar la estabilidad estratégica”. A pesar de las disputas y las diferencias, los malos entendidos “e incluso la desconfianza”, entre algunos colegas, Rusia “planteará de manera consistente iniciativas constructivas y unificadoras, primero que todo en el control de armamento y en el fortalecimiento de los tratados que rigen este área”. Insistió que la prioridad más importante es conseguir la extensión del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas entre Estados Unidos y Rusia.

Así mismo, Putin señaló que, “en particular, Rusia está presentando una iniciativa para firmar un acuerdo vinculante entre todas las principales potencias espaciales que estipularía la prohibición de la colocación de armas en el espacio ultraterrestre, la amenaza o el uso de la fuerza contra objetos del espacio ultraterrestre”.

En el completo entorno actual, señaló el estadista ruso, “es importante que todos los países muestren voluntad política, sensatez y visión. Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, las potencias que por 75 años ya, han cargado con la responsabilidad particular por la paz y la seguridad internacional, la preservación de los fundamentos del derecho internacional, deben tomar la iniciativa aquí”.

“Porque reconocemos plenamente esta responsabilidad, Rusia sugirió que se lleve a cabo una Cumbre del G5. Tendría el propósito de reafirmar los principios fundamentales de comportamiento en los asuntos internacionales, para elaborar formas de abordar con eficiencia los temas más candentes de hoy. Es alentador que nuestros socios han respaldado esta iniciativa. Esperamos que esa Cumbre se lleve a cabo, en persona, tan pronto como la situación epidemiológica lo permita.

“Quiero reiterar que en un mundo interrelacionado e interdependiente, en medio de la vorágine de sucesos internacionales, tenemos que trabajar unidos, sustentándonos en los principios y normas del derecho internacional consagrado en la Carta de la ONU. Este es el único modo en el que podremos avanzar con la misión primordial de nuestra organización y garantizar una vida decente a las generaciones presentes y futuras. Le deseo a todas las personas en nuestro planeta paz y bienestar”.