Fracasan las provocaciones de Estados Unidos contra China a lo largo de la costa de Suramérica

7 de octubre de 2020

6 de octubre de 2020 —El encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Perú, “Denny” Offutt, recibió una citación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú el 25 de septiembre, para recibir una reprimenda de parte del viceministro de Relaciones Exteriores, Manuel Talavera Espinar, debido a la campaña que la embajada estadounidense venía haciendo en los medios de comunicación desde hace un mes, en la que exigía que se tomaran medidas en contra de 300 barcos pesqueros chinos que la embajada alegaba que estaban llegando a las 200 millas de la zona marítima de Perú, y que estaban “saqueando” los recursos naturales de Perú. El Ministerio de Relaciones Exteriores le informó a Offutt; 1) que los barcos están fuera de las 200 millas de zona marítima de Perú, y 2) Perú es “amigo y socio tanto de Estados Unidos como de la República Popular China, e insta a los dos países a que resuelvan sus diferencias en base al diálogo, el entendimiento y la cooperación”.

En muchos años, no había ocurrido que oficialmente un funcionario del gobierno de Perú protestara por las acciones del gobierno de Estados Unidos.

Se esperaba que Perú aceptara la “ayuda” de la Guardia Costera de Estados Unidos, como Ecuador la había aceptado. En julio, el Departamento de Estado y las Organizaciones no gubernamentales (ONG) ecologistas armaron un revuelo en contra de la “enorme flota” china que estaba pescando cerca de la reserva marina de 51,000 millas cuadradas de las Islas Galápago, Ecuador, a unas 600 millas de la costa de Ecuador. El 2 de agosto, Mike Pompeo personalmente ofreció apoyo a Ecuador para hacer cumplir “el estado de derecho” en contra de la supuesta pesca ilegal china en la zona, y la Guardia Costera de Estados Unidos envió una patrulla guardacostas para acompañar a la Armada de Ecuador en la actividad de patrullaje del paso de los barcos chinos.

El combate a la “pesca ilegal, no declarada y no reglamentada” (pesca INDNR) a nivel mundial es el frente más reciente de la geopolítica establecido en contra de China, y se ha desplegado a la Guardia Costera de Estados Unidos para cumplir esta función. El 17 de septiembre, el comandante de la Guardia Costera, almirante Karl Schultz, dio a conocer la “Visión para combatir la pesca INDNR” en la que expone esta estrategia. El informe cita como su premisa la declaración de la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017, que dice que la pesca INDNR “pone en peligro la estabilidad geopolítica en todo el mundo”, y es una amenaza de seguridad marítima mucho mayor que la piratería. La estrategia de la Guardia Costera de EU señala a China como el objetivo principal de esta campaña. El almirante Schultz recalcó que ahora la responsabilidad de la Guardia Costera es “ayudar a construir una coalición de socios dispuestos a identificar y enfrentar a los malos actores que hacen pesca INDNR y ser un ejemplo para el comportamiento marítimo global”, como parte de “un esfuerzo de todo el gobierno para promover la prosperidad económica e impulsar la estabilidad, la legitimidad, y el orden en el dominio marítimo”.