Admirando el nacimiento de un sistema solar

10 de octubre de 2020

10 de octubre de 2020 — La revista Nature publicó el jueves 8 un artículo titulado Four Annular Structures in a Protostellar Disk Less Than 500,000 Years Old (Cuatro estructuras anulares en un disco protoestelar de menos de 500,000 años de edad), que trata de lo que se ha descubierto respecto a que es posible que la formación de los planetas, esté más estrechamente relacionado al proceso de formación de las estrellas, de lo que conocíamos previamente. Sugiere que la formación de un planeta está mucho más estrechamente relacionada con el nacimiento de una estrella, en vez de que una estrella nace, y después, las acumulaciones de polvo estelar forman los planetas. En la conclusión del resumen del artículo, el autor señala que: “Está claro que el proceso de formación de un planeta comienza en las fases protoestelares iniciales, mucho más temprano de lo predicho por las teorías actuales de la formación de planetas”.

Un equipo de científicos encabezado por Dominique Segura-Cox del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, utilizando el observatorio Atacama Large Millimeter Array (ALMA), estudió una protoestrella joven (la IRS 63) en la densa región de la nube molecular de la constelación de Ofiuco. El disco de la estrella muestra huecos notables, que es la evidencia típica de la actividad de formación planetaria. “Estas características indican el inicio de la acumulación del polvo [estelar] en un radio particular del disco. Es probable que la estructura del disco tenga un efecto en la evolución de los planetas, que empieza más temprano, cuando se lleva a cabo el proceso de formación de una estrella”. Estrellas jóvenes que fueron estudiadas con anterioridad, del doble de la edad de la IRS 63, ya eran cuerpos soberanos antes de que se observara ninguna actividad orbital; lo cual da pie a la interpretación de la formación de planetas como una actividad de captación de polvo [estelar] impulsada por la gravedad, separado de la formación de las estrellas.

Estos descubrimientos son congruentes con la perspectiva del “disco rotatorio de plasma” de Lyndon LaRouche sobre la formación del sistema solar. Una profundización del tema plantearía cuáles son los “radios particulares”, o sea, si reflejan un proceso armónico.

Por lo demás, Segura-Cox señala: “El tamaño del disco es muy similar al de nuestro propio sistema solar. Incluso la masa de la protoestrella es solo un poco más pequeña que la masa de nuestro Sol. Estudiar discos de formación de planetas tan jóvenes alrededor de protoestrellas puede darnos un conocimiento importante sobre nuestros propios orígenes”.