Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Movilización de emergencia para detener la muerte en masa por hambruna

16 de octubre de 2020

14 de octubre de 2020 —Los estadounidenses están completamente enfocados, como debe ser, en un proceso electoral que es sin duda alguna la elección más decisiva de la historia moderna, como mínimo desde la elección de Lincoln en 1860. Luego de cuatro años de las maniobras traicioneras para derrocar al Presidente electo de Estados Unidos por parte del MI6 británico y sus piezas en la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, con la colaboración plena del liderato del Partido Demócrata, esa pandilla está hoy empeñada en un intento de hacer fraude en las elecciones y desatar el caos anárquico en todo el país, si Trump llega a ganar la elección, y utilizar ese caos para alentar un golpe de Estado militar. ¡Si todavía no has visto el video en el que el coronel (r) Richard Black expone este complot, hazlo ya!

Ve a este enlace: https://es.larouchepac.com/20200909

Ese mismo Partido Demócrata (PD), que propone un candidato presidencial que se reconoce universalmente que sufre un notable declive cognitivo, plantea un programa para reducir la población mundial, por medio del proverbial dicho “por cual medio que sea necesario”. Su plataforma programática propone regresar al “Acuerdo de París” y proponen un “Nuevo Trato Verde”, para que lo imponga el sistema de la banca central, simplemente recortando el crédito para cualquier actividad que produzca carbono, o sea, cualquier inversión productiva. El PD propone revivir las “guerras de cambio de régimen” —que el Presidente Donald Trump dijo que eliminaría— cuando sostiene que Estados Unidos debe utilizar su poder militar para eliminar a los “regímenes opresivos”, como hicieron Bush y Obama en Iraq y Libia, e intentaron hacer en Siria. Plantea una confrontación militar contra Rusia y China, y acusa a Trump de ser un “títere” de “dictadores” como el Presidente Vladimir Putin y el Presidente Xi Jinping. El Partido Demócrata quiere desechar el programa para retornar al espacio que Trump ha iniciado, y quiere ponerle fin a la investigación sobre la energía de fusión y otras tecnologías de vanguardia, y al mismo tiempo quieren legalizar el consumo de drogas letales, como lo hizo Obama.

Todo esto está sucediendo en medios de la pandemia y de un colapso económico que no tiene precedentes en la historia. El número de personas muertas está aumentando rápidamente, no solo a consecuencia de la COVID-19, sino por drogas, asesinatos, y el caos resultado de la decadencia social y económica, y muy particularmente están muriendo de hambre. David Beasley, director del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), informó el martes 13 al mundo que este año ya han muerto de hambre 7 millones de personas, sí, 7 millones. Siete millones de personas muertas por inanición, a las que se suman 1 millón de muertes por el virus. “Si no salimos con una solución para la COVID, la tasa de muertes por hambruna pudiera llegar a ser 3, 4, 5 veces esa” cantidad, dijo Beasley. Señaló que el PMA debe conseguir $6,800 millones de dólares en los próximos seis meses para evitar la hambruna desatada por la pandemia y el colapso de la producción de alimentos y las cadenas de suministros alimenticios.

Hasta ahora el mundo no ha sido capaz de recabar la cantidad de dinero que es necesario para dar de comer a estas personas, mientras que los bancos centrales del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, y el Reino Unido) no tiene ninguna dificultad a la hora de crear varios billones de dólares, y muchos más por venir, para ayudar financieramente a los enormes casinos de apuestas a los cuales se llama eufemísticamente “banca universal”. Pero incluso los $6,800 millones de dólares no serían suficientes para hacer frente a la crisis que enfrenta hoy la civilización. Nada menos que una movilización de emergencia de las fuerzas productivas de las naciones de mayor peso a nivel mundial, comenzando por China y Estados Unidos, para producir y enviar los alimentos y lo mínimo indispensable en capacidad de generación eléctrica, acceso a agua limpia, y las capacidades de salubridad requeridas para combatir el virus, la desnutrición y otras enfermedades, será suficiente para detener este holocausto inminente y preparar una recuperación global. Helga Zepp-LaRouche ha presentado una “Comisión para la Coincidencia de los Opuestos”, la idea de una plataforma de salubridad completamente nueva para abordar la pandemia, a fin de reunir a todas las naciones para hacer frente a la realidad de la amenaza existencial.

El dirigente del movimiento de LaRouche en Sudáfrica, Ramasimong Phillip Tsokolibane, emitió un llamado de emergencia el 13 de octubre, a nombre de “todos los que en este momento están pasando hambre o que muy pronto van a enfrentar hambruna en África, y que no tienen a nadie que hable por ellos”. Dice en parte lo siguiente:

“En estos momentos, muchos millones de mis hermanos africanos están muriendo de hambre. Padecen hambre a consecuencia de un subdesarrollo impuesto deliberadamente en mi continente —impuesto por la potencia neocolonial del imperio británico, por medio de su poder financiero en la City de Londres y en Wall Street— que ahora se combina con una pandemia global y la plaga de langostas, y otros desastres naturales que afectan la producción de alimentos en el continente. Para utilizar un lenguaje técnico, están padeciendo la “Fase 4 de Inseguridad Alimentaria Aguda: Emergencia Humanitaria”, a solo un paso de la “Fase 5: Hambruna/Catástrofe Humanitaria”. Si dejas de lado la jerga correcta, quiere decir que ya están muriendo de hambre, en tanto que millones de personas más también van a enfrentar la hambruna a menos de que reciban alimentos rápidamente.….

“Apelo al Presidente de Estados Unidos, Donald Trump: Asuma este reto. Dele a los granjeros estadounidenses la misión de producir alimentos para alimentar a quienes padecen hambruna, y al mismo tiempo que despliegue los enormes recursos de las fuerzas armadas de Estados Unidos en una misión de caridad para llevar alimentos a quienes los necesitan en mi continente. Haga esto en consonancia con su esposa, la gentil Primera Dama Melania, quien prometió ayudar al África y en especial a sus niños de todas las maneras que fuese posible, en una visita que le hizo al continente en octubre del 2018. Como una medida de emergencia, tome cualesquiera que sean las medidas necesarias para hacer que suceda.

“Esta debería ser una razón suficiente para llevar a cabo esa cumbre internacional de las grandes potencias a la que ha llamado la gran señora, Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller.

“Podemos salvar vidas, pero para ello es necesario un esfuerzo internacional. Estados Unidos hizo esto antes. Recuerdo el gran esfuerzo que se hizo para llevar alimentos a las personas hambrientas luego de la Segunda Guerra Mundial en Europa, el cual ameritó la movilización del pueblo estadounidense noble y bondadoso, que envió los paquetes CARE y suministros de alimentos.

“Mis hermanas y hermanos africanos se pueden salvar, si existe voluntad, y si la gente se ve a sí mismos actuando en el espíritu de la caridad (ágape), para elevarse por encima de diferencias mezquinas, para hacer algo grande y bondadoso”.