Los confabulados en el golpe en pánico por los cambios en el Pentágono

13 de noviembre de 2020

13 de noviembre de 2020 — El torbellino que ocasionó los cambios en el Pentágono siguió el 11 de noviembre, Día del Veterano, con el informe de que el secretario de Defensa en funciones, Christopher C. Miller, llevó al coronel (r) Douglas Macgregor como asesor político. Los medios informativos especulan que Macgregor, conocido como un disidente militar en los corredores de Washington y como firme partidario de Trump, llegó ahí para acelerar el retiro de las tropas estadounidenses de Afganistán y quizás de Siria también.

Eso dicen los chismes de prensa; pero eso no es la causa del pánico en los medios corporativos, sino que los cambios en el Pentágono pueden evitar la fantasía de Joe Biden de que los militares saquen a Trump de la Casa Blanca. El New York Times por su parte, en su reseña de los cambios en el Pentágono expresó el temor de que esas medidas puedan acabar finalmente con la operación del Rusiagate.

“Los contratados llegan cuando el señor Trump y algunos de sus asistentes han estado presionando para desclasificar documentos que descubrirían fuentes de información dentro del Kremlin. Los abogados del Presidente han argumentado desde hace tiempo que esos documentos podrían probar que los alegatos de cuatro años sobre las acciones del Presidente Vladimir Putin de Rusia en 2016 en apoyo de la candidatura del señor Trump eran toda una farsa, a pesar del hecho de que el Departamento de Justicia de Trump ha imputado a oficiales de inteligencia militar rusos”, dijo el Times. “Funcionarios del gobierno dijeron que la directora de la CIA, Gina Haspel, podría ser la próxima en la lista de corridos por el señor Trump debido a su esfuerzo prolongado para no desclasificar una serie de documentos sobre la información de la agencia dentro del Kremlin”.

Lo que subraya el pánico es lo que parece ser un esfuerzo de la Casa Blanca por ejercer la facultad presidencial de controlar el Departamento de Defensa. El éxodo que se dio el 10 de noviembre representa un sacudón que se había planeado desde hace meses, según la reseña de Lee Fang en The Intercept en donde cita a un funcionario del gobierno de Trump quien afirma que se vendrán más despidos en Defensa. “El Presidente está retomando el control del Departamento de Defensa. Es un renacer de la política exterior. Esta es la política exterior de Trump”, dice el funcionario quien se mantuvo en el anonimato. Los cambios de personal ayudarán a allanar el camino para que el aparato leal del Pentágono lleve a cabo los objetivos de Trump, entre otros el retiro de las tropas estadounidenses de las zonas en conflicto, según la misma fuente.

RT retoma todo esto para refutar la idea implícita en las reseñas de la prensa corporativa de que es Trump quien prepara un golpe. El corresponsal de RT, Nebojsa Malic, señala que fueron los demócratas en realidad, y el mismo Joe Biden, quienes empezaron a plantear la idea de que los militares saquen a Trump de la Casa Blanca por la fuerza, en caso de que perdiera y no aceptara el resultado. “Eso fue en junio, mucho antes de la elección y sus controversias”, señala Malic. “Qué sabía Biden en ese momento que lo hace decir eso, nadie sabe, porque nadie en la prensa dominante de Estados Unidos se ha molestado en averiguar, pues prefieren entretener las fantasías partidistas basadas en conjeturas”.

Air Jordan 1 Mid Bred Gym Red/Black-White For Sale