Desatan a Cerberus contra la Chrysler.

16 de may de 2007

<body><div id="article"><h1>Desatan a Cerberus contra la Chrysler. ¿Podrá el Congreso poner a dormir a este perro infernal de tres cabezas?</h1><p>14 de mayo (EIRNS).— La compra anunciada esta mañana de la Chrysler por parte de Cerberus Capital Management, probablemente resulte en la división de la Chrysler en un futuro inmediato y su reventa de partes inmediatamente después, junto con el cierre de plantas y la aceleración de los despidos por encima de los 13,000 que ya había anunciado la Chrysler, de acuerdo a fuentes de la industria automotriz, sindicales y analistas de fondos de capital privado.</p><p>Un representante sindical local le dijo a la EIR que aunque es probable que la Chrysler "permanezca de alguna manera en el negocio de los autos" bajo Wolfgang Bernhard (contratado por Cerberus para que haga las jugadas en la Chrysler), Bernhard es también el ejecutivo de la otrora Daimler que cortó endemoniadamente los empleos y la estructura de fábricas de la Chrysler entre 1999 y 2001. Ese plan de contracción claramente fracasó —el valor de mercado de la Chrysler en este acuerdo es mucho menos de un tercio de lo que fue en 1998— sin embargo, Bernhard fue contratado de nuevo por Cerberus, aparentemente, para que haga lo mismo otra vez.</p><p>Un analista automotriz, David Cole le dijo al Wall Street Journal que compradores extranjeros, como Chery de China, estaban anticipando comprar partes de la Chrysler, "esperando que las compañías de capital social privadas (es decir, Cerberus) hagan algo del trabajo de limpieza para que Chrysler se vuelva un negocio atractivo".</p><p>La destrucción en ciernes de lo que queda de la Chrysler se da después de dos años en los que el Congreso de los E.U., a pesar de estar totalmente consciente de las advertencias y propuestas de Lyndon LaRouche y su movimiento político, ha declinado levantar un dedo para detener el desplome del sector automotriz de los Estados Unidos; 350,000 empleos perdidos desde el 2000 y 150,000 solo en los últimos dos años. A pesar de su contracción desde 1998, las plantas de la Chrysler bajo Daimlner tienen máquinas herramientas modernas y algunas plantas completamente nuevas en la parte norte del Medioeste de E.U., y el Congreso podría intervenir con crédito para salvar la estructura de plantas y emplearlas en la construcción de una nueva infraestructura económica para los E.U.; o sea, la propuesta de "reconversión tecnológica " de LaRouche.</p><p>Ahora bien, esas plantas van a seguir el mismo camino que han seguido las de Delphi Corporation, esa enorme compañía proveedora de autopartes que ha sido rebanada en pedazos entre los fondos compensatorios y los fondos de capital privado como Cerberus, Renco, Inc., Platinum Partners, etc. Las inversiones que le dan el control a Cerberus en Delphi, Tower Automotive y Collins & Aikman —todas compañías proveedoras de autopartes que han sido reducidas drásticamente con cierres de plantas y retiros anticipados de trabajadores— muestra lo que le espera en el futuro cercano a la Chrysler.</p><p>Fuentes sindicales creen que el manejo de la Chrysler por parte de Cerberus se va a traducir también en un asalto mayor en contra de la estructura de salarios y prestaciones en las negociaciones contractuales del 2007 de la United Auto Workers (UAW).</p><p>El anuncio de la toma hostil de Cerberus también parece que acabó con un plan de fusión diferente para la Chrysler, con Magna International de Canadá, que muchos sindicalistas respaldaban, y que pudiera haber tenido un resultado distinto.</p></div></body>