El LYM le dice al Congreso: ¡dejen de proteger a Dick!

19 de julio de 2007

16 de julio de 2007.— En epocas tumultuosas como las actuales, son los poetas, como decía Shelley, los que salen al frente para elevar las mentes de los hombres y trazar, con la iluminación brillante de la metáfora, los contornos de la época. Pero algunas veces, como en el caso de Dick Cheney, se puede decir la verdad más llanamente. Es por esto que, como parte de la campaña por el juicio político para sacar al vicepresidente, el Movimiento de Juventudes Larouchistas (LYM) le ha ofrecido al público un recuerdo para conmemorar esa noble causa y apresurar su cumplimiento: el condón del enjuiciamiento.

Distribuido por cientos en los distritos congresionales de Seattle, San Francisco y Los Angeles, los condones tienen los siguientes mensajes grabados: "¡Dejen de proteger al Dick!" y "¡Saquen al Dick de la Casa Blanca!", junto con los pertinentes números telefónicos de los congresistas de esos distritos, para echarle leña al fuego de la campaña de llamadas que tiene sus teléfonos sonando al son del juicio político de parte de sus electores furiosos. Hasta el LYM en Australia contribuyó con este esfuerzo, alertando a los ciudadanos asombrados en Melbourne que hasta ellos tienen un problema con el Dick.

En momentos preñados como estos, quienes forjan la historia son los que están dispuestos a estar realmente a la altura de la ocasión.