La máscara de la muerte roja llega a Wall Street

7 de enero de 2008

[a:href="\/news\/2008\/01\/04\/mask-red-death-comes-wall-street.html"]Mask of the Red Death Comes to Wall Street[/a]

4 de enero de 2007 (LPAC).— Stephen Moore, el lunático librecambista fundador del Club por el Crecimiento, de Wall Street, y ahora miembro del equipo editorial del Wall Street Journal se vió forzado a reconocer la realidad sobre los videojuegos asesinos. En una columna en el Journal de hoy, Moore describe cómo los videojuegos asesinos, como World of Warcraft y Counterstrike, convirtieron a sus dos hijos, de 14 y 16 años, en zombies. "A menos que los aleje de la computadora (por la fuerza)", escribe Moore, "se pueden estar cinco o seis horas a la vez absortos en esos mundos fantásticos en línea". Cuando él y su esposa impusieron límites de tiempo estrictos para usar la computadora, los dos jovencitos exhibieron los clásicos síntomas de retraimiento, despotricando, desvariando e incluso arrojando objetos. "Estoy convencido de que los juegos de computadora son la nueva cocaína crac", escribe Moore.

Pero fiel a su ideología librecambista, Moore no sólo se niega a abogar por que se prohíban los juegos (alegando que teme un mercado negro multimilmillonario en dólares) sino que le hecha la culpa de todo el "culto de Nintendo" a un complot japonés "para convertir los cerebros de nuestros hijos en cándida masilla como pago por haberle arrojado la grande sobre Hiroshima". Así que, aunque Moore tiene un Xbox en su casa, encubre a Bill Gates, lo mismo que también a Rupert Murdoch y a toda la pandilla de la "Revolución en los Asuntos Militares".

En verdad, ya le llegó a los oligarcas la Muerte Roja de Edgar Allan Poe.