Europa se junta para derrotar el Tratado de Lisboa

2 de abril de 2008

30 de marzo de 2008 (LPAC).- Los gobiernos europeos aceptaron el programa del imperio británico, de imperio global y destrucción de la civilización, y tomaron la decisión, en una cumbre de jefes de Estado de la Unión Europea (UE) del 13 de diciembre de 2007, de hacer que se traguen a la fuerza el Tratado de Lisboa los gobiernos de la Unión Europea. Desde entonces, las fuerzas asociadas con Helga Zepp-LaRouche y Jacques Cheminade han luchado para hacer que la población europea exija un referendum sobre el Tratado de Lisboa. Desde entonces, por toda Europa la resistencia al Tratado de Lisboa ha venido organizando varias actividades. En Viena, se reunieron varias organizacioens austriacas en una marcha de más de 10,000 personas en protesta por la falta de demcoracia, que representa el Tratado de Lisboa. Simultáneamente, los organizadores del Movimiento de Juventudes Larouchistas en Francia, Alemania e Italia y varias iniciativas de ciudadanos han llevado a cabo manifestaciones similares; y hay más programadas.

En Berlín, entre las personas involucradas en las manifestaciones están los miembros del Bueso (siglas en alemán del Movimiento de Derechos Civiles Solidaridad, que encabeza Helga Zepp-LaRouche) y otras organizaciones. El Bueso está tapizando todo el pais con un nuevo volante que, primero repasa los puntos principales del fascista Tratado de Lisboa y despues le da un lugar a la población para que firme si se opone. En general, la respuesta de la ciudadanía ha sido muy entusiasta, ¡recabándose cientos de firmas diariamente en apoyo al referendo! En el centro de París, un grupo de más de 30 personas estuvo distribuyendo volantes en las calles haciendo parte de una manifestación de diversos grupos. Un miembro del parlamento Europeo, en apoyo a esta manifestación entendió que solo este tipo de iniciativa de los ciudadanos puede funcionar para restablecer la democracia en Europa. Estas demostraciones, junto con las reuniones en los cabildos municipales y eventos culturales, que tienen el propósito de inspirar a la gente para que pelee en contra de la tiranía y se convierta en una fuerza gargantuana en la sociedad, le van a estropear los planes a la oligarquía con sede en Londres.

Tenemos que seguir el ejemplo del patriota Franklin Delano Roosevelt que ganó por una amplia victoria en la contienda presidencial en la convención demócrata de 1932, apelando y organizando al 80 % de la población de más bajos ingresos para que luchara por sus derechos naturales. La clave para destruir la influencia del Imperio Británico, tanto en Europa como en Estados Unidos, es movilizar al 80% de la ciudadanía para derrotar al fascismo.