Hillary está en la contienda hasta la convención

2 de abril de 2008

30 de marzo de 2008 (LPAC).- La senadora Hillary Rodham Clinton (D-NY) ha dejado absolutamente en claro, en las últimas 48 horas, que no tiene la menor intención de abandonar la contienda por la candidatura presidencial del partido Demócrata. En una serie de entrevistas, y en correos electrónicos enviados por el expresidente Bill Clinton, Hillary Clinton descartó las presiones del presidente del CND, Howard Dean, los senadores Christopher Dodd y Patricia Leahy, la presidenta del Congreso Nancy Pelosi y una sarta de perros de asalto de los medios informativos, que han estado sacando todos ellos la línea mentirosa de que ella no puede ganar la candidatura demócrata y que por lo tanto, debe retirarse para que se eviten las rupturas en el partido. La senadora Clinton dejó en claro que va a seguir en la contienda hasta el final, hasta la convención de selección del candidato en Denver, a fines de agosto, y que si el partido no ha tomado la decisión sobre los asientos de las delegaciones de Florida y Michigan, los delegados de Clinton se van a presentar en Denver y van a insistir ante la comisión de credenciales que les dén los puestos que les corresponden. En un alto en la campaña en Indiana el sábado, la senadora Clinton enfatizó: "no podemos avanzar hasta que se arregle lo de Florida y Michigan, de otra forma el candidato seleccionado no va a tener la legitimidad que yo creo nos va a perseguir". Claramente, se ha registrado la decisión de la senadora Clinton de continuar su campaña hasta el final, hasta Denver. El domingo 30 de marzo, el Washington Post publicó un editorial principal: "No Deje de hacer Campaña" en donde le urge a la señora Clinton que se mantenga en la contienda y critica severamente a los partidarios de Obama que están tratando de hacerla que renuncie. El Post le recuerda a los lectores que "en toda esta campaña, casi todo lo que se suponía que 'sabíamos', estaba equivocado". Por lo tanto, la idea de que la senadora Clinton no puede ganar está totalmente equivocada, en este momento.

Lyndon LaRouche observó que el editorial del Washington Post claramente muestra que las tácticas intimidatorias, empleadas hasta ahora para tratar de hundir la campaña de Clinton, claramente han fracasado y hasta pudieran revertírseles. "Los enemigos de Clinton van a tener que buscar otra forma de hacerlo" le dijo LaRouche a sus asociados el domingo 30 de marzo.