Video: El LYM a los demócratas de California: olvídense de la opinión pública. Aborden los grandes problemas de la civilización

5 de abril de 2008

30 de marzo de 2008 (LPAC).- Los representantes de Lyndon LaRouche llevaron la realidad a la convención estatal del Partido Demócrata de California en San José el fin de semana pasado, al presentarles la tarea histórica que tienen frente a sí para derrotar la mayor depresión en la historia, como el único tópico que vale la pena discutir. La continua intervención del Movimiento de Juventudes Larouchistas (LYM) tanto adentro —con la presencia de miembros del LYM electos en posiciones del partido y como delegados a la convención— como fuera, en los pasillos del centro de convenciones, en las comisiones, y en la mesa del Club del Legado de FDR, fue decisiva para hacer que muchos demócratas bien intencionados, pero ignorantes e impotentes, refleccionaran sobre la mejor tradición del partido, la de Franklin D. Roosevelt, y su principal defensor actual, Lyndon H. LaRouche.

El impacto de largo alcance de LaRouche y del LYM se podía ver en varios momentos. En particular, hubo más referencias a FDR que en las convenciones pasadas. Por ejemplo, el vicegobernador terminó su discurso, por lo demás insípido, con una cita de FDR, diciendo que esto es relevante para los demócratas de hoy. Sin embargo el ambiente general fue de otra era. La mayoría de los oradores se gastaron una enorme cantidad de tiempo parloteando sobre el inexistente calentamiento global; elogiando la "diversidad" del partido; y elogiando a la presidenta del Congreso Pelosi, aunque el recibimiento de esto fue menos que caluroso, muchos refunfuñaron por su sabotaje a que el Congreso actuara en contra de Bush-Cheney.

Se necesitó una agresiva intervención organizativa del LYM para hacer que se impusiera la realidad en las discusiones públicas y privadas. El sábado, en la sesión plenaria de la convención, el miembro del LYM y vicepresidente de la Junta Afro-americana del partido en California, puso al descubierto la estupidez de la discusión oficial sobre inmigración, atacando las políticas de librecomercio, postindustriales, que han destruido tanto a México como a los E.U., y contrapuso la política del Buen Vecino de FDR. Quincy, quien estaba en el escenario como parte del panel oficial, estuvo respaldado por un flujo constante de miembros del LYM desde la plenaria, lo que llevó al presidente del partido Art Torres a bromear que Quincy había amarrado al público para apoderarse de la discusión. Fue durante esta andanada del LYM que Cody Jones lanzó su salva en contra del Gordo Al Gore.

La economía, es decir, el desplome del sistema bancario y la campaña de las élites financieras angloholandés para establecer el fascismo, fue el tema de conversación iniciado por miembros del LYM durante toda la convención, atrayendo especialmente a jóvenes pero tambien a congresistas, legisladores estatales y delegados. Muchos reconocieron haber seguido a LaRouche durante años; varios dieron su versión idiota sobre LaRouche, y como respuesta recibieron una dosis efectiva de ironias, sobre la idiotez de la opinión popular. Todos los esfuerzos por evadir la discusión sobre la economía se contrarrestaron preguntándoles, ¿Qué piensas sobre el rescate a Bear Stearns? Esto con frecuencia llevó a buenas discusiones y a reconocer que la crisis es sistémica y que tiene que ser el tema número uno de la campaña. Se distribuyeron miles de volantes de Tres pasos para Sobrevivir del LPAC, al igual que folletos de la última videoconferencia y otros materiales, y se hicieron docenas de contactos. Al igual que en las convenciones pasadas, la presencia del coro del LYM fue parte central de nuestra intervención. El coro cantó el motete "Jesu" y el "Ave Verum". Muchos nos comentaron que nos conocen por el canto y nos lo agradecieron. Una asambleista estatal nos preguntó. ¿Donde sacan tan buenos cantantes? ¿Solo reclutan buenos cantantes, o los entrenan? (Irónicamente, esta discusión se dio en una fiesta con Karaoke que patrocinó su campaña!)

La batalla entre Clinton y Obama estuvo de cierta forma silenciada el viernes y sábado, aunque estuvimos discutiendo con todos sobre el plan de guerra de los británicos para destruir la campaña de Clinton y moverle el tapete a Obama, para evitar que se pudiera presentar una alternativa FDR a la guerra y el fascismo. Varios altos operativos de campo de Otama y coordinadores regionales escucharon los informes, y estaban intrigados por lo que les decíamos, y nos pidieron reunirnos posteriormente.

El drama Clinton-Obama se caldeó el domingo, cuando Bill Clinton habló a favor de su esposa. Se le había pedido al coro que participara en la concentración de recibimiento de Clinton, asi que el coro del LYM hizo entrar en calor a los concentrados fuera del centro de convenciones con los canones favoritos, "Pimp Slap Dick Cheney", "Al Gore is a Fat Nazi" y el canon sobre Rohatyn, seguido del "Ave Verum Corpus" de Mozart. La multitud se mostró muy emocionada con el coro. En su discurso Bill Clinton arrancó con la economía, especialmente los efectos más amplios de la crisis hipotecaria. Dijo que están en riesgo de perder sus hogares un millón de familias, y que esto afecta a todos, no solo a los que sufren de los embargos hipotecarios. Aunque la campaña de Obama había llevado a un gran contingente, al principio se mantuvieron callados pero despues empezaron a responderle a Clinton (más sobre su discurso más adelante). Lyndon LaRouche y su movimiento estuvieron bien representados por los miembros del LYM que asistieron a la convención y producto de nuestra presencia, los sectores dirigentes en el partido demócrata de California, la organización estatal demócrata más grande del pais, se vieron forzados a tomar en cuenta la realidad.