Británicos extienden la desestabilización de Zimbabue a Sudáfrica

12 de abril de 2008

9 de abril de 2008 (LPAC).—Gran Bretaña ahora ha extendido su ataque contra Zimbabue a Sudáfrica y su presidente Thabo Mbeki. Jacob Zuma, presidente del Congreso Nacional Africano (ANC), el partido gobernante sudafricano, luego de reunirse en Sudáfrica con Morgan Tsvangirai, el candidato presidencial de la oposición de Zimbabue apoyado por los británicos, salió atacando al Gobierno de Zimbabue por no dar a conocer el resultado de los recientes comicios presidenciales en ese país. Zuma dijo que está mal que el Gobierno de Zimbabue "mantega en suspenso a la nación...que mantenga en suspenso a la comunidad internacional". El ataque se da precisamente cuando Mbeki asiste a la primera cumbre indo-africana en Nueva Deli, y justo después de Mbeki estar en Londres, donde los británicos lo presionaron para que abandonara al Presidente de Zimbabue, Robert Mugabe.

Posteriormente Zwelinzima Vavi, el dirigente de COSATU, la federacion sindical de Sudáfrica, fue aun más lejos, con una declaración en la que atacó directamente a Mbeki por decir que el lío electoral de Zimbabue podía manejarse. Vavi dijo que Mugabe y su partido ZANU-PF planeaban una situación como la de Ruanda o Kenia. "Si la gente cree que no hay otra alternativa podría optar por la violencia", dijo . "Eso es espantoso porque no queremos otra Ruanda o Kenia", acotó Vavi, después de reunirse con Wellington Chibebe, secretario general del Congreso Sindical de Zimbabue, y uno de los fundadores del Movimiento Cambio Democrático. Vavi mismo ha sido un crítico acérrimo del ZANU-PF y de la política de Mbeki de apoyar al Gobierno de Zimbabue.

La crítica de Zuma representa un viraje radical. A principios de este año, en un discurso que pronunció ante el Foro Economico Mundial en Davos, Suiza, criticó tanto a la Unión Europea como al Gobierno de EU por inmiscuirse en los asuntos internos de Zimbabue. Pero desde que empezó a rivalizar contra Mbeki, y ahora que se cree que será el ganador de las próximas elecciones presidenciales de Sudáfrica, ha empezado a cambiar. Probablemente este giro se deba a que uno de sus principales partidarios sea Tokyo Sexwale, un multimillonario y mandamás del ANC con vínculos clave con intereses económicos británicos. Sexwale tiene conexiones de negocios con Anglo American Mining de Gran Bretaña y con otros intereses del más alto nivel, entre ellos lord Charles Powell, uno de los implicados en el escándalo de la BAE.

Mientras, Vavi, el dirigente de COSATU, tiene vínculos estrechos con Cyril Ramaphosa, el fundador de esa organización, quien abandonó el movimiento sindical para convertirse en multimillonario hombre de negocios, con lazos directos con la Anglo American. Tanto Sexwale como Ramphosa fueron investigados hace unos años por las autoridades sudafricanas por conspirar para derrocar el Gobierno de Mbeki.