¡Tibet es un instrumento del imperio británico!

15 de abril de 2008

10 de abril de 2008 (LPAC).— Para un pueblo civilizado, la idea de fabricar herramientas implica con frecuencia la creación de nuevas tecnologías para el desarrollo social y económico. Sin embargo, para los lamosos británicos, pobres estudiantes de la especie humana, la fabricación de herramientas tiene una connotación diferente: para ellos, es la creación de agentes moralmente atrasados y totalmente depravados, como el inflado genocida Al Gore, para que destruyan el potencial de dicho desarrollo. Aunque la carreta con ruedas se inventó en otro lugar, el imperio brutánico parió una de las herramientas más infames de la historia, el Lama Tibetano, que siempre está a la mano. En el período reciente, con la aceleración del desplome financiero, los británicos han decidido de nuevo jugarse su caos orquestado con el Tibet, mediante disturbios, protestas, y sobre todo, desestabilización, con el fin de desmembrar a China (ver informe), y crear las condiciones para una nueva guerra eurasiática. No te dejes engañar con esos juegos, los chinos han estado colaborando con Africa, el patio trasero favorito de los británicos, para construir proyectos de infraestructura; y eso hace llorar al bebé británico.

De hecho, Lyndon LaRouche ha sido una de las pocas figuras en la historia reciente en sugerir una verdadera solución, no sólo al acelerado desplome financiero sino también a la desintegración de naciones, con la confabulación de guerras en todo el mundo, como es el caso de la infame operación del Tratado de Lisboa. LaRouche ha presentado una propuesta de tres pasos que necesitan adoptar las naciones con el fin de evitar el peligro de una nueva Era de Tinieblas.

Uno de los principales teatros de operaciones, para desviarse de la solución de Lyndon LaRouche, es la ciudad de Seattle, Washington, radicalizada a la izquierda. Esta programado que el Dalai Lama realice una gira pacífica por Seattle en los próximos dias, del 11 al 14 de abril, dejando tras de sí hordas jacobinas y manifestantes facilmente encolerizados.

Históricamente, Seattle ha sido una cápsula de Petri en EU para los desquiciados fascistas de ultraizquierda, los ambientalistas, los grupos cerocrecimentistas, con la intención de evitar el tipo de proyectos del Sistema Americano, como la energía nuclear, extensos corredores de trenes de levitación magnética (Maglev), diversos proyectos hidráulicos, y la restauración de nuestras otrora industrias de máquinas herramientas funcionales, que son necesarias si es que la civilización ha de sobrevivir hoy.

La mentira que están haciéndote tragar es que China es la opresora del Tibet, que evita que se convierta en una nación independiente. ¡La realidad es que no hay forma de que el Tibet, con su estructura social teocrática, oligarquíca, pueda algún día convertirse en una nación soberana!

Desde el siglo 10 D.C. se suprimió todo tipo de desarrollo tecnológico o de cualquier otro tipo en el Tibet. Entonces, como ahora, la mayoría de la sociedad vive en una servidumbre feudal, gobernada por una pequeña congregación de monjes tibetanos. El "crimen horrible" que cometieron los chinos es el haber intentado llevar la infraestructura y el desarrollo a la región tibetana.

"¡Cómo te atreves a hacer una cosa tan atroz", chillan los liberales mamones de la teta marchita del Imperio Británico, "se tiene que conservar la cultura de estos pobladores indígenas, tan bellamente esclavizados!"

La verdad es que las naciones modernas surgieron de la idea de que se necesita proteger a la población de esa bestialización de los seres humanos, para que se puedan manifestar en la sociedad los poderes creativos de la mente humana. Por lo tanto, la conservación del Tibet, y los ataques en contra de China son una formulación artificial hecha por los británicos con la esperanza de usar al Tibet como peón para destruir el concepto de naciones verdaderas, tal y como este concepto está imbuido en los Estados Unidos, Rusia, China e India. El propósito de ese juego, como en el Africa colonializada, los Balcanes, el Medio Oriente, y el movimiento secesionista del siglo 19 en EU, es desmembrar y destruir cualquier tipo de unidad dentro de los estados nacionales soberanos, para ablandar asi el terreno para comenzar las operaciones de saqueo y de hegemonia comercial de los perros reales de Londres.

LaRouchePAC y sus colaboradores a nivel mundial, están desplegados para destruir la amenaza que representa el Imperio Británico y instrumentar hoy las necesarias soluciones económicas propuestas por LaRouche. ¡Unete!