Canadá paga para que maten puercos reproductores, alegando "exceso de carne" en los mercados

25 de abril de 2008

Canadá paga para que maten puercos reproductores, alegando "exceso de carne" en los mercados

21 de abril de 2008 (LPAC).— El 14 de abril, enmedio de informes sobre la terrible situación de escasez de alimentos a nivel mundial, el gobierno de Canadá empezó su propio "Programa de Selección de Reproductores Porcícolas" alegando que los agricultores enfrentan bajos precios por sus puercos, porque se están produciendo demasiado. La Selección Porcícola le va a pagar a los agricultores C$ 225 dólares canadienses por cabeza de su grupo reproductor y si se comprometen a tener un "granero vacio" por tres años. En términos de la lógica de los "mercados", el programa de C$50 millones tiene el objetivo de reducir el número de cerdos reproductores adultos canadienses en un 10%, que despues se supone va a presionar el precio a la alza. Este tipo de razonamiento tipo OMC, es una treta para encubrir la desintegración de la cadena alimenticia.

La realidad es que las granjas familiares tanto de EU como de Canadá están perdiendo US$ 50 dólares estadounidenses por cabeza debido a que los procesadores cartelizados les pagan por abajo del precio, en relación a los altos costos alimenticios, en especial maíz, combustible y otros costos para producir el ganado. Mientras tanto, las granjas-fábricas de las transnacionales, como Smithfield —que produce más del 20% de todos los cerdos de los EU— siguen operando.

Hay informes de que agricultores desesperados en Manitoba están envenenando con gas a los cerditos porque no pueden alimentarlos y venderlos. "Esto realmente va en contra de todo lo que es ser un productor" dijo Karl Kynock, presidente del Consejo Porcícola de Manitoba. "Su idea de toda la vida ha sido el producir alimentos para abastecer a poblaciones alrededor del mundo... y cuidar a los animales de la mejor manera posible".

Est destrucción de la capacidad alimenticia se introdujo como una norma en los 1980 y 1990 en los programas agrícolas recomendadas en EU, Canadá y la Unión Europea y otros lados, con la excusa de "equilibrar los mercados" y de no "usar excesivamente los recursos". La Unión Europea impuso cuotas para la leche y otros bienes, fijando un impuesto a los agricultores que "sobreprodujeran". Los EU llevaron a cabo una "compra" generalizada de ganado lechero para acabar con las operaciones de las granjas lecheras familiares.