La campaña de Obama en Pensilvania organizada en torno al misticismo de la 'iniciativa basada en la fé'

25 de abril de 2008

22 de abril (LPAC).— El estadista norteamericano Lyndon LaRouche afirmó hoy que la campaña presidencial de Barack Obama, en donde gastó tres veces más que Hillary Clinton, "está apelando al misticismo de la iniciativa basada en la Fé". Se refirió a su análisis sobre este tópico en la obra en que está trabajando actualmente, "Un informe provisional de LPAC: las elecciones del 2008 en EU." "Esta es una extensión del fraude de la iniciativa basada en la fé, desarrollada por Karl Rove en Texas" explicó LaRouche. "La campaña de Obama está mostrando su corrupción al usar el voto de la iniciativa basada en la fé".

Los enormes gastos de Obama en Pensilvania tienen la intención de sacar de la campaña a Hillary Clinton, como lo quiere Londres, dijo LaRouche.

LaRouche recuerda el hecho de que del primero de enero a la fecha, han cambiado su registro 164,000 Republicanos e Independientes, de republicanos e independientes a Demócratas, un "cambio de sexo republicano ultraderechista" como el que fraguó Karl Rove en las primarias de Texas.

Antes de las eleciones el director de comunicaciones de la campaña de Hillary Clinton, Harold Wolfson, le dijo a la prensa que "Obama ha gastado tres veces más que nosotros en Pensilvania...casi $11.2 millones contra $ 4.8 millones de Clinton..."

"Está tratando de sacar a la senadora Clinton de la contienda... se ha vuelto pronunciadamente negativo... Y si no gana, despues de haber gastado tan dramaticamente más que nosotros, va a provocar de nuevo serias dudas entre los votantes y superdelegados sobre si el senador Obama puede ganar o no, los grandes estados que inclinan la balanza, que cualquier demócrata tiene que ganar en noviembre, como Pensilvania. Y si no puede ganarnos gastando tres veces más que nosotros en Pensilvania, despues de haber perdido en Ohio, gastando tres veces más que nosotros, de nuevo se van a presentar dudas sobre si puede ganar o nó los estados que inclinan la balanza electoral que cualquier demócrata necesita ganar para poder ser elegido Presidente...El senador Obama ha tenido anteriormente serios problemas para ganar en los estados que necesitan ganar los demócratas para poder ganar en noviembre, como Florida, como Michigan, como Ohio. Y ahora en Pensilvania está haciendo todo lo que puede para ganar, no para terminar con estrecho margen, no para hacer un buen papel, sino para ganar.