¿A donde va México?

11 de octubre de 2008
9 de octubre de 2008 (LPAC).— La desintegración del sistema financiero internacional está "consumiendo" ahora al peso mexicano, que se ha devaluado, desde el 4 de agosto, en un 24% frente al tambien desplomado dólar estadounidense. Esto tiene consecuencias devastadoras para una nación que importa una cuarta parte de sus granos básicos. La tasa a la que se desplomaba el peso se aceleró en los primeros dos dias de la semana (con caídas récord cada dia), y para el miércoles prácticamente cayó en caida libre, devaluándose 15.5% a media mañana, hasta que el Banco de México anunció a mediodia una inyección de emergencia de $2,500 millones de dólares en el mercado de divisas que momentáneamente paró la caida libre.

La devaluación se produce encima de una caida en las remesas de hasta en un 30% en algunas regiones, más del doble de las cifras oficiales, según la Confederación Nacional Campesina (CNC). Las remesas se han convertido en la segunda fuente de ingreso de divisas más grande del pais.

El gobierno de Calderón había promovido varios proyectos gigantescos de infraestructura PPP orientados a la exportación como su programa de crecimiento y empleo, que podrían detener el caos social. Pero el lunes, el ministro del Transporte anunció que estaba posponiendo la licitación en dos de estos proyectos porque los inversionistas privados con los que estaba contando para que pusieran el efectivo - ¡como A.I.G.!- se están desintegrando junto con el sistema financiero global.

Bajo el liderato del movimiento de LaRouche, instituciones del estado de Sonora están intensificando la pelea para cambiar la política nacional que ha fracasado, por las medidas que reiteró Lyndon LaRouche en su visita a Monterrey, Nuevo León, México, en abril de 2008. La última descarga provino del gobernador de Sonora, Eduardo Bours, quien advirtió ayer que sería el "mayor error" del gobierno mexicano responder a la crisis con recortes en sus inversiones en infraestructura. El gobierno federal debería en vez de eso, ir a los estados, preguntarles sobre los proyectos que tienen que construir y ayudarlos a echarlos a andar lo antes posible, dijo. Nombró el Plan Hidráulico del Noroeste (PLHINO) como uno de esos proyectos, cuya construcción ayudaría con esta situación, generando casi un millón de empleos y abriendo al cultivo cientos de miles de hectáreas de tierras irrigadas.

30 Winter Outfit Ideas to Kill It in 2020 - Fashion Inspiration and Discovery