LYM en México: "Acabemos con los derivados financieros y construyamos el PLHINO"

14 de octubre de 2008
13 de octubre de 2008 (LPAC).— El siguiente es el texto de un volante que sacó el Movimiento de Juventudes Larouchistas (LYM) en México y que está distribuyendo por todo el país.

¿Ahora estás listo para escuchar a Lyndon LaRouche?

Acabemos con los derivados financieros y construyamos el PLHINO

El mundo está siendo azotado por la mayor crisis financiera de la historia moderna y ante esa situación tú tienes un compromiso frente a la humanidad. Los rescates que se están llevando acabo por parte de todos los bancos centrales en el mundo sólo aumentan el cáncer y nos están lanzando a una hiperinflación que se manifiesta en el alza generalizada de precios. Tan sólo en el 2005 los agregados financieros (derivados y deuda apalancada) ascendía a 950 billones de dólares; mientras que el PIB (Producto Interno Bruto) mundial ascendía a sólo 40 billones; los agregados eran 23 veces más grandes; esto es como tener una pulga de dos toneladas chupándole la sangre a un perro chihuahueño. Hoy la situación es mucho más grave y no hay forma en que se pueda pagar o rescatar; tal como lo dijo años atrás el economista y estadista norteamericano Lyndon LaRouche: ¡Esto está acabado! ¡Llegó a su fin!

Para enfrentar la crisis, los gurúes de las finanzas y los "sabios" de Wall Street decidieron: inundar la economía con dinero ficticio "inyección de liquidez" a través de mecanismos meramente financieros; bajar tasas de interés; inventar mecanismos que pudieran darle "más tiempo al sistema" ya decadente, condenando a muerte a millones de seres humanos en el planeta ¿Sabes que cada 1% de aumento en el precio promedio de los alimentos significa un millón de personas que pasan a la pobreza extrema y hambruna en Iberoamérica?

¿Realmente crees que la crisis financiera que hoy se hace escuchar no te va a afectar a ti y a los tuyos? No se trata sólo de números y estadísticas; indicadores bursátiles en el abismo; cifras estratosféricas inyectadas al mercado internacional; banqueros, inversionistas y corredores de bolsa histéricos arrojándose de los edificios. Para que tengas una idea de esto, desde que México se ancló en 1982 al gran Titanic de la economía financiera, ha perdido la capacidad de producción manufacturera, el empleo real se ha desplomado, millones de mexicanos que habían sido refugiados económicos en EUA regresan en grandes masas por la frontera, las remesas han caído (tan sólo en el mes de agosto 12%), el turismo disminuye, las exportaciones caen, los precios del petróleo se desploman. Esto se encamina a un verdadero caos. El mundo entrará a una nueva era de tinieblas como la del siglo 14 en Europa, algo mucho peor que la gran depresión económica de los años '30, si no paramos este proceso de especulación canceroso de la burbuja de los derivados.

El gobierno mexicano ha echado mano de medidas que sólo agravarán la crisis y agudizarán más los problemas; esto es precisamente lo que representan las propuestas hechas por Calderón para amortiguar la crisis; transferir la deuda de los Pidiregas al tan golpeado y saqueado PEMEX con el objetivo de que PEMEX cargue con una deuda de 176 mil millones de dólares. Adjudicar a PEMEX esta deuda, hará que se hunda y tenga que ser privatizado. El argumento para convencer a la población de aceptar ésta locura, es que los pagos de amortización de los Pidiregas ya no formarán parte del los gastos del presupuesto "oficial" y podrán ser invertidos en "infraestructura" tal como una supuesta nueva refinería, que seguramente jamás se construirá. Cabe mencinar que la oposición respalda parte de las propuestas hechas por Calderón criticándolo sólo por ser tardío. Mi querido amigo, la solución no radica en medidas "monetaristas" tipo keynesianas sino en un principio constitucional que dota de autoridad al Estado para emitir "crédito productivo soberano".

México debe escuchar y poner en marcha la solución que LaRouche ha estado proponiendo de lograr una alianza entre las cuatro potencias: Rusia, China, India y EUA para declarar en bancarrota el sistema financiero internacional y crear un nuevo Bretton Woods en la tradición de Franklin D. Roosevelt, que permita el desarrollo de las capacidades productivas de cada nación; esto será reflejado en los grandes proyectos de infraestructura y avances tecnológicos, cuyo origen es la capacidad creativa de la mente humana. Como el PLHINO (Plan Hidráulico del Noroeste) que generaría el empleo suficiente para absorber la mano de obra expulsada de los EUA y producir alimentos para 10 millones de mexicanos.

El gobierno de Rusia y el senado italiano se han pronunciado a favor del nuevo Bretton Woods de LaRouche. Sin una solución al problema planetario, México tampoco se podrá salvar.

Así que tú decides: haces lo necesario para que México se pronuncie por un nuevo sistema económico o nos vamos directamente al caos.

jordans 11s cheap size 4.5