Soros presiona a Uribe sobre las drogas; Uribe dice "no"

20 de octubre de 2008

18 de octubre de 2008 (LPAC).— La escuadra de choque de George Soros lanzó ayer un ataque en contra del presidente colombiano Alvaro Uribe, el único presidente iberoamericano que ha insistido en que tiene que se tiene que dar marcha atrás con la legalización de las drogas de "uso personal", porque es una cubierta para el incremento de las actividades delictivas. Human Rights Watch/Americas de Soros (HRW) sostuvo una conferencia de prensa ayer en Nueva York para dar a conocer un nuevo informe alegando que Uribe está encubriendo las conexiones entre su gobierno y los paramilitares. Naturalmente, para lo que vale, la televisión BBC promovió en grande el informe de HRW. El ataque de Soros en contra del presidente Uribe se dá en el contexto de la campaña del agente británico entrenado por los nazis para destruir a los gobiernos legítimos de Iberoamérica y darle poder a las redes narcotraficantes con las políticas de legalización del consumo de drogas. Soros fundó en abril del 2008 la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, presidida por expresidentes de Brasil, Colombia y México, para que encabezaran esta campaña.

La Comisión sostuvo su segunda reunión en Bogotá, Colombia el 4 y 5 de septiembre, con una encerrona a puertas cerradas con el estratega del cabildeo narcolegalizador personal de Soros, Ethan Nadelmann. En cuestión de semanas, varios gobiernos aceptaron la línea. El 1 de octubre el presidente mexicano Felipe Calderón envió un proyecto de ley al Congreso para legalizar la "dosis personal" de todo narcótico conocido, entre ellos la cocaína, heroína y los asesinos sintéticos. El 13 de octubre, el presidente de Honduras, Manuel Zelaya se unió a la camarilla, diciendo en una reunión regional de alto nivel de oficiales antidrogas, que el consumo de drogas "químicas, sintéticas y naturales" debía legalizarse, y que debían "educarse" los que abusan para que bajen el consumo. Si el ministro de Justicia de Argentina se sale con la suya, Argentina rápidamente puede seguir estos pasos.

Lyndon LaRouche puso el dedo en lo que existe detrás de esta ola de capitulaciones. "No hay más que un gobierno en América del Sur que ha rechazado a Soros sobre las drogas! ¿Qué te dice esto? ¿Significa esto que estos gobiernos han decidido apoyar las drogas? No. Soros los ha intimidado. Y Soros es británico, el Imperio Británico los tiene intimidados". Ese es el imperio que tiene que destruirse, explicó.

El Presidente Uribe de Colombia se rehusa a rendirse ante esto, señalando fuerte y claro, interna e internacionalmente, que la legalización de las "dosis personales" —el fraude sofista que promueve Soros— ha aumentado el consumo y le ha dado impunidad a los narcotraficantes.