El desplome del sistema bancario británico, el peor desde la Primera Guerra Mundial

22 de octubre de 2008

22 de octubre de 2008 (LPAC).— "Es dificil exagerar la severidad e importancia de estos acontecimientos" de septiembre, dijo ayer el gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King. "Nunca desde que estalló la Primera Guerra Mundial ha estado nuestro sistema bancario tan cerca del derrumbe". King pasó a anunciar que el pais se encaminaba a una recesión, primer gobierno en admitirlo oficialmente.

Ayer, la libra esterlina británica se desplomó 6 centavos, la caída más grande en un solo dia desde que George Soros derribó la libra en 1992. "Los corredores en Estados Unidos y Japón se apresuraron a botar sus tenencias en libras, prefiriendo asumir sus pérdidas cuando los pronósticos sugirieron que la economía británica se equilibra hacia un deterioro mayor", escribe el Daily Telegraph. La libra ahora está a 1.621 por dólar y los analistas dicen que pronto llegará a 1.60 por dólar. Tambien cayó en relación al Euro.

Al hablar ante la Cámara de Industria y Comercio Leeds, King dijo: "Despues de la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre, empezó una secuencia de eventos, extraordinarios y casi inimaginables, que culminaron hace una semana, más o menos, con los anuncios alrededor del mundo de una recapitalización del sistema bancario". King admitió que "la escala de la liquidez de apoyo del banco central durante la crisis ha sido sin precedentes y los bancos centrales han aumentado la escala de sus préstamos de maneras generalmente similares. El contribuyente del Reino Unido tiene ahora una acreencia mayor sobre los activos de los bancos (en la forma de garantías prendarias en manos del Banco de Inglaterra) que el valor accionario total de los bancos del Reino Unido".

Esto no puede seguir al infinito, confesó King, pero el gobierno no tuvo otra alternativa que entrar a recapitalizar a los bancos. Esta recapitalización, mintió, "no estuvo diseñada para salvar a los bancos como tales, sino a proteger al resto de la economía de los bancos". El sector bancario del Reino Unido, dijo, "ha dependido grandemente de los flujos de capital externos, principalmente del financiamiento en masa de corto plazo, para financiar sus actividades de préstamos". Y, al igual que cualquier pais del Tercer Mundo que experimenta fugas de capital, "estos flujos extranjeros han caido fuertemente, una forma moderada de reversión del flujo de capital que experimentaron varias economías de mercados emergentes en los 1990. A menos que sean reemplazados por otras formas de financiamiento externo" admitió King, la economía seguirá en recesión.