El Nuevo Bretton Woods: Sarkozy propone el restablecimiento de los tipos de cambio fijos

24 de octubre de 2008

22 de octubre del 2008 (LPAC).— Al hablar ante el Parlamento Europeo el 21 de octubre, el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, dió un informe de su período al frente de la Unión Europea (UE). Si bien los medios informativos mundiales apenas lo mencionaron, Sarkozy dijo por primera vez que "el sistema monetario tenía que repensarse [con] tipos de cambio fijos".

Tras repasar con algo de detalles la historia de la crisis financiera y los diferentes planes de rescate, Sarkozy afirmó: "Mas todo esto, Sr. Prsidente [del Parlamento Europeo] es manejo de crisis. No es nada más que manejo de crisis, y nada más. Si no hubiéramos actuado, ¿qué habría pasado?

"Pero todavía están por verse las respuestas reales. ¿Cómo fue posible todo esto? ¿Cómo podemos evitar que ocurra de nuevo todo esto? ¿Cuenta Europa con las ideas para defenderse? ¿Una política que proponer? Es en ese marco que, a principios de septiembre, a nombre de Europa, ante la Asamblea General de la ONU, yo propuse se celebre una cumbre internacional que siente los cimientos de un Nuevo Bretton Woods, en referencia a lo que pasó inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, que impulse un nuevo sistema financiero mundial. Esta idea está progresando.

"¿Cuál debiera ser el objetivo de Europa en el marco de este cumbre? Europa tiene que llevar la idea de una refundación del capitalismo mundial. Lo que ha pasado [recientemente] fue la traición de los valores del capitalismo. Ninguna regulación; premiación de los especuladores a expensas de los empresarios. Tenemos que exponer la idea de una nueva regulación. Europa tiene que proponer estas ideas y lo hará.

"Primero, ningún banco que se beneficie con dinero del Estado podrá trabajar con los paraísos fiscales. Ninguna institución financiera, Sr. Presidente, debiera permitírsele operar sin estar sujeta a la regulación financiera. Que el ingreso de los 'operadores' vean que su sistema de remuneración se calcule y organice de manera que no se vean tentados a tomar riesgos imprudentes, como los que hemos visto. Que las reglas de contabilidad de nuestros bancos no empeoren la severidad de la crisis sino que, al contrario, acepten cooperar. Que el sistema monetario se repiense [dentro] de tipos de cambio fijos. Todo en el mundo se ha intentado. ¿Puede el resto del mundo seguir cargando con el déficit de la primer potencia mundial sin poder intervenir? Es claro que la respuesta es no. En cualquier caso, de nada sirve buscar un chivo expiatorio. Vale la pena simplemente encontrar las voces y los medios para que jamás suceda esto otra vez".