Desestabilización del Congo oriental: un ataque del Imperio Brutánico contra la consolidación de una nación

31 de octubre de 2008

31 de octubre de 2008 (LPAC).— El cartel financiero del Imperio Brutánico con sede en Londres ha renovado una revuelta en la República Democrática del Congo oriental, como parte de su estrategia general de eliminar los estados nacionales en Africa. Goma, una capital de provincia en el Congo oriental, está rodeada por rebeldes contra el gobierno, y han anunciado que su objetivo es sabotear un acuerdo de cooperación en grande entre el Congo y China, que beneficiará enormemente al Congo, si es que no se sabotea el acuerdo. Solo en los últimos dias han huido de Goma miles de civiles, después de ver que las fuerzas de pacificación de la ONU sacaba a su personal civil ante el avance de los rebeldes. Las tropas del dirigente rebelde en el Congo, Laurent Nkunda están bien entrenadas y bien armadas. Emplean tácticas de ataque de guerrillas, y usan a la población como escudo. Según informes, desde hace tiempo Nkunda viene recibiendo apoyo via Ruanda. Desde que lograron sacar de su cargo al expresidente de Sudáfrica Thabo Mbeki el 20 de septiembre, los Brutánicos enfrentan ahora menos impedimentos para este tipo de desestabilizaciones en Africa. Mbeki tenía la visión estratégica de evitar que el cartel financiero brutánico azuzara los conflictos en el continente con el fin de lograr su objetivo de imponer una Edad de las Tinieblas genocida en Africa. Con Mbeki, las tropas de pacificación sudafricanas estaban desplegadas en varios paises africanos, y el mismo Mbeki, o mediadores sudafricanos, habían intervenido en otros conflictos por todo el continente.

Desde que se iniciaron en los 1990 las invasiones rebeldes en el Congo oriental, respaldadas por Ruanda y Uganda, la región ha estado controlada por milicias anti-gobierno extranjeras. Nkunda controla un area rica en recursos naturales. Nkunda se financia mediante operaciones mineras ilegales en la región, y los minerales robados se contrabandean hacia Ruanda, así como tambien a Uganda y Burundi, según informes, hacia el mercado ilegal. La provincia tiene cinco recursos minerales claves:coltan, diamantes, cobre, cobalto y oro. En este escenario de Edad de las tinieblas, el gobierno escaso de recursos con frecuencia pierde control de las tropas que envia con la intención de retomar el control de la zona. Se informa que parte de las tropas son corrompidas por el cartel de los minerales, y se involucran tambien en las operaciones mineras ilegales.

El dirigente rebelde, Nkunda, anteriormente era general del Ejército de la República Democrática del Congo. Seguramente cree que tiene un muy buen futuro volviendo ingobernable toda la región, para él poder seguir adelante con sus operaciones mineras prohibidas (en el que la gente trabaja en condiciones horrendas). Alega que rechazó una oferta de $2.5 millones de dólares por parte del gobierno, a cambio de que se exiliara.

En agosto rompió el cese al fuego pactado en enero, y se ranudaron las hostilidades que llevaron ayer al sitio de Goma. Exige pláticas directas con el gobierno para discutir ponerle fin al combate, y sus objeciones a la empresa conjunta China y Congo por $ 9 mil millones. A cambio de cobre y cobalto, China se compromete a proveer construcción de carreteras, dos represas hidroeléctricas, hospitales y escuelas, además de las conexiones ferroviarias hacia el sur de Africa y un ferrocarril entre la provincias de Katanga y Matadi, el puerto del Congo en el Atlántico, todo esto con valor de $6 mil millones. Otros $ 3 mil millones se invertirían principalmente para el desarrollo de nuevas zonas mineras.