Fondo Mundial para la Naturaleza: A la memoria de Hitler

1 de noviembre de 2008

30 de octubre del 2008 (LPAC).— Incluso cuando la producción mundial se derrumba en sectores fundamentales casi en caída libre de dobles dígitos porcentuales tan sólo en un período del mes o trimestre, el Fondo Mundial para la Naturaleza del imperio angloholandés (WWF, por sus siglas en inglés) hizo público su "Informe Planeta Vivo 2008" en el que declara que, "la demanda de la humanidad de alimentos, agua, energía y materiales" representa la más grande de las amenazas a la "biodiversidad", y por tanto se debe reducir el consumo humano cuando menos 30%.

Este último informe del WWF declara que más de dos terceras partes de la población mundial vive en naciones que están usando más recursos que la "biocapacidad de la Tierra" puede sostener. Así, estos nazis demandan "reducciones en la población, en el consumo individual, y en los recursos utilizados o los desechos generados al producir bienes y servicios". Incluso alardean que, por primera vez, su informe pone en la mira el uso humano de los recursos del agua.

En suma, el WWF y sus coautores, la Sociedad Zoológica de Londres y lo que más bien debiera llamarse la "Red de la Huella Mundial", proponen realizar genocidio masivo. Ésta es la voz de Adolfo Hitler, hablando hoy. Y no debieran sorprenderse. Los dos líderes del imperio angloholandés fundadores del Fondo Mundial por la Naturaleza, ahora conocido simplemente como WWF, estuvieron asociados con la SS de Hitler: el príncipe Bernardo de Holanda y su copensador, el abiertamente anti humano príncipe Felipe, duque de Edinburgo. Al fallecido príncipe Bernardo no sólo le gustaba la SS nazi sino que portaba una identificación como miembro y cuando, de mala gana, renunció forzado a la SS por exigencia real durante la Segunda Guerra Mundial, sin arrepentirse firmó su carta de renuncia "¡Heil Hitler!"

Los patriotas en Estados Unidos saben que el Imperio Británico no es amigo de los Estados Unidos, la raza humana o la biosfera. Como lo explica el estadista americano Lyndon LaRouche en su documento recién publicado "A New Dark Age Is Now Near: Today's Brutish Imperialism", de lograr estos nazis sus demandas de que la raza humana violente las leyes de la ecología humana y se comporte como animales (viviendo "dentro de las restricciones de los ciclos naturales y sistemas que evolucionaron durante siglos") la biosfera misma se derrumbaría, junto con la raza humana.

El fetiche estadístico con el que cubren su demanda de una reducción drástica de la población mundial y sus niveles de vida es la llamada "huella ecológica", una medición tan patentemente absurda que insulta la inteligencia de cualquier persona normal. Pero resulta que la "Red de la Huella Mundial" inventores del fraude de la huella usado por el WWF, está integrada por algunos de los genocidas maltusianos más fanáticos del mundo, como la organización de "beneficencia" británica Optimum Population Trust, que abiertamente aboga por reducir la población mundial en dos terceras partes, a unos dos o tres mil millones de personas.