Los carteles de la droga se comen vivo a México

5 de noviembre de 2008

4 de noviembre del 2008 (LPAC).— Ayer fueron asesinadas 58 personas en violencia relacionada al narcotráfico, que hace del 3 de noviembre el día más sangriento del año en México. El comandante de la policía estatal de Sonora, emboscado en la ciudad fronteriza de Nogales, y el comandante de la policía federal en el estado de México, fueron ejecutados; con la ejecución del segundo, eleva a 12 el número de policías municipales y estatales muertos tan sólo desde el 30 de octubre. Con el asesinato impune de altos funcionarios antidrogas en la misma Ciudad de México, usando su oferta estándar de "plomo o plata", los carteles infiltraron el corazón del contingente nacional contra las drogas. La semana pasada se consignó a los funcionarios número 2 y 3 de la unidad especial de investigación contra el crimen organizado (SIEDO) acusados de filtrar inteligencia al cartel de Sinaloa a cambio de casi medio millón de dólares mensuales a cada uno. Junto a ellos se detuvo a 30 funcionarios y agentes más en una operación de limpieza contra esta red que incluyó la infiltración de cartel de la unidad antidrogas de la Embajada de los EU.

A estas detenciones le siguieron la renuncia y posterior arresto del jefe interino de la Policia Federal Preventida y el jefe de operaciones de la PFP, tras encontrárseles trabajando para los carteles.

El 2 de septiembre, en respuesta a la escalada brutal de los carteles durante agosto, el estadista estadounidense Lyndon LaRouche ubicó la responsabilidad para este ataque conntra el vecino del sur más cercano de los Estados Unidos y de manera directa en el umbral del principal legalizador de las drogas del mundo, George Soros, y sus controladores estratégicos británicos.

La campaña de Soros en pro de la legalización avanzó la semana pasada en México, incluso al ser detenidos estos funcionarios corruptos. El senador René Arce Islas, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), salió a hacer el trabajo sucio de Soros, y el 30 de octubre presentó una iniciativa de ley que legalizaría la siempra, venta, exportación y consumo de la mariguana en todo el país, en tanto sea hecho por "adictos a las drogas´´.

LaRouche ha hecho énfasis en que para aplastar el comercio de la droga, México debe proceder de inmediato a empezar la construcción del Plan Hidráulico del Noroeste (PLHINO). Este gran proyecto es el tipo de obras de infraestructura que aborda de manera directa los problemas económicos fundamentales causantes de la inseguridad en México. "De manera que la interrogante es", preguntó el 2 de septiembre, "¿cuánto va a costar no construir el PLHINO? ¿Cuál es el costo del caos social y desintegración de toda la economía en la región?", concluyó LaRouche.