¡Sorpresa! El Economist de Londres promueve la línea del imperio británico sobre el ataque terrorista en India

29 de noviembre de 2008

29 de noviembre de 2008 (LPAC).— El periódico financiero francés Les Echos de ayer destaca lo apresurado de la "reacción" de la revista británica The Economist, que tituló su edición impresa del miércoles "Terror en la India" solo horas después de que empezara la sangrienta ola terrorista en Mumbai (antes Bombay). Presenta los ataques como un peligroso nuevo frente en la "guerra global al terrorismo".

El semanario describe después tres peligros: primero, el modus operandi de los ataques (bien coordinados, ataques simultáneos) indica la implicación de Al Qaeda. Otros corresponsales de prensa franceses en la India subrayaron que pocas personas en los medios informativos indios habían sacado a colación el tema de Al Qaeda porque esto deteriora de inmediato las relaciones con Paquistán. Pero ese es precisamente el segundo tema que promueve The Economist, que alega que la responsabilidad de Paquistán es real y que el prudente descongelamiento de las relaciones de India con paquistán amenaza con suspenderse. Ahora, dice The Economist, los ataques de Mumbai representan una derrota seria en la lucha para eliminar a Al Qaeda y sus clones, o si no, un cambio en la orientación. Al Qaeda perdió terreno en Iraq e Indonesia, y ahora surge un nuevo peligro en los países en donde la población musulmana es minoría. Después de todo, los bombazos en Londres de julio del 2005 provinieron de la comunidad musulmana en el Reino Unido, alegan.

The Economist amenaza con que habrá más terrorismo a nivel mundial: "Asesinar a compañeros musulmanes ha sido el peor error del grupo. Pero los países en donde los musulmanes son una minoría le ofrece a los terroristas un mejor blanco. Muchos musulmanes en esos países se sienten marginalizados, relegados a las periferias de la sociedad. Los ataques ahí podrían producir un contragolpe, alimentando un sentimiento de acoso que podría explotar Al Qaeda. Esta táctica ya ha funcionado en sitios como Gran Bretaña. Si tiene éxito en India, que tiene la minoría musulmana más grande del mundo, las implicaciones para la lucha global en contra del terrorismo podrían ser catastróficas".