Los británicos dicen: "¡Culpen a los paquistanés!"

27 de diciembre de 2008

Los británicos dice: "¡Culpen a los paquistaníes! —Pero son los británicos los que fraguaron la operación.

26 de diciembre de 2008 (LPAC).— "En realidad son los británicos el origen del terrorismo en Asia del Sur", indicó LaRouche hoy, "pero se está culpando a Paquistán para desviar la presión sobre los británicos, que realmente están cosechando la siembra de ganancias de la droga y ganancias similares de la región. ¡Saquen ese escándalo como lo qu es! La gente se muere de hambre mientras que los señores narcotraficantes británicos cosechan sus miles de millones. Esto es un escándalo, y dado lo que están haciendo también los británicos contra Zimbabue y Africa en general, debemos hacer todo lo posible para estorbarlos y hacerles la vida miserable. Y esa debe ser la política elemental".

Siguiendo un plan británico, India y Paquistán se dirigen a un estado de confrontación militar. Cuando menos 20,000 efectivos paquistaníes se han movilizado desde la frontera occidental con Afganistán y se dirigen ahora hacia el frente oriental en la frontera con India. Mientras tanto, Nueva Delhi ha reforzado tres bases en Ladakh (en el noreste de Kashmir), Rajasthan y Gujarat, frente a Paquistán. Nueva Delhi exige que Paquistán reconozca la participación de sus ciudadanos en la reciente masacre de Bombay y que los castigue consecuentemente.

"Pero no quisieramos que hubiese una acumulación progresiva [de tropas]", dijo LaRouche. "Las fuerzas aéreas paquistaníes e indias se hallan a segundos de las fronteras; no se necesitan tropas en la frontera. Y no quieres tropas en la frontera porque eso crea una oportunidad para que alguien manipule".

El verdadero problema, no obstante, está en otra parte, mientras que Londres incita a centrar su atención en culpar a Paquistán. El verdadero origen del terrorismo en la región, ahora inundada de yijadistas asesinos, son las miles de toneladas de opio que se producen anualmente en Afganistán desde la invasión estadounidense de 2001. Esta enorme cantidad de opio la controlan las redes británicas del narcotrafico, que generan miles de millones de dólares en efectivo ilícito. Una gran cantidad de ese efectivo recala en la City de Londres, previamente "lavado" a través de Dubai y otros centros financieros extraterritoriales, pero una cantidad importante de ese efectivo lo emplean también los controladores británicos en operaciones terroristas y la yijad.

Los terroristas financiados con este dinero generado por el opio y la heroína, operan contra India, Paquistán, Irán y Rusia. Estos terroristas, en esencia, son títeres en las manos de sus amos británicos.

"Lo fundamental que tenemos que introducir ahí de algún modo", agregó LaRouche, "es que el problema son las drogas. Ese es el problema, y por ende, lo que quieres es que todo despliegue se dirija contra el narcotráfico, y no quieres desplegar contra nada más. Porque, donde pones las tropas, es donde vas a instrumentar tu plan. Y por lo tanto, colocar las tropas en la ubicación errónea, ¡te va a meter en problemas! Eso es un error", subrayó LaRouche.

La provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, donde están estacionadas casi todos las tropas británicas, es la principal provincia productora de opio en Afganistán. Helmand produce 53% de las 8000 toneladas de opio afgano, y las ganancias obtenidas se lavan a través de la isla de Dubai, de los Emiratos Arabes Unidos controlados por los británicos, y centros similares. La droga sale de Afganistán de dos maneras. Para empezar, en el terreno, las operaciones están a cargo de un mafioso controlado por los británicos y los servicios de seguridad paquistaníes (ISI, por sus siglas en inglés), llamado Dawood Ihrahim, quien posee mansiones palaciegas en Dubai y en Karachi. Dawood is el principal traficante de drogas a Dugabi, donde los británicos las convierten en dinero en efectivo y lo lavan a través de muchos bancos extraterritoriales hasta llegar a los libros de contabilidad de la City de Londres.

El informe de marzo de 2008 del Consejo de Control de Narcóticos del Departamento de Estado de EU, describe como en el sur de Afganistán, donde recién iniciaron las actividades agrícolas, importan gran parte del equipo agrícola de Dubai. Al mismo tiempo, el equipo que reuiere reparaciones, se regresa a Dubai. Los informes indican que este equipo agrícola "dañado", embarcado a Dubai, regresa retacado de heroína.

El mimsmo informe señala que la ruta norte de la heroína afgana ahora viaja a través de la parte norte de Paquistán, donde los yijadistas le hacen la guerra al ejército paquistaní, antes de reingresar a Afganistán en la punta más al norte de la provincia de Badakshan. Esta ruta del narcotráfico termina en Rusia, pero sigue bajo el control de los agentes británicos en Paquistán. También es ampliamiento conocido musulmanes británicos operan las refinerías de heroína ubicadas en las regiones tribales de Paquistán en la frontera con Afganistán. Estas refinerías convierten cantidades enormes de opio en heroína. Si Nueva Delhi, e Islamabad, no combaten este enorme tráfico de narcóticos, dirigido por el establecimiento británico, el terrorismo seguirá siendo un rasgo permanente y creciente en la región.

"Esta es una operación británica", dijo LaRouche, "e implica a gente como Mark Malloch-Brown, pero Soros es el personaje clave aquí. Y por lo tanto, tienen que pensar en Soros como el enemigo, y entonces ya sabes como ubicar tus tropas. No van a controlar el terrorismo a menos que controlen esta operación de narcotráfico, pero de ahí es que se financia. Por ende, el enemigo es la operación de narcotráfico. Y el enemigo es George Soros".

"¿Donde colocan sus tropas?", pregunta LaRouche para concluir. "¿En cuales fronteras las ubican? ¡Se colocan en las fronteras británicas! ¡En las fronteras de los cabecillas británicos del narcotráfico! Y se mantiene la presión en esa dirección".