Otro partido más de Soros se suma a la demanda de que México legalice las drogas

7 de enero de 2009

6 de enero del 2009 (LPAC).— Dos líderes del Partido Social Demócrata de México (PSD) anunciaron el 5 de enero que el punto número uno del programa de sus campañas políticas para las elecciones de julio del 2009 será la legalización de las drogas. Y ambos llamaron no sólo a que se legalice el consumo de drogas sino a los mismos carteles del narcotráfico. El primero anuncio de televisión de 30 segundos del PSD declara que no existen razones para negarse a una legalización de las drogas fuera del temor que lleguen a las manos de la niñez, pero que eso ya es una realidad. El Estado ha perdido la guerra, proclama: "¡No más balas! ¡Regulémoslas!

El anuncio del PSD es el último de una serie de declaraciones descaradas de los voceros de la mafia de las drogas de George Soros que van por todo: la restauración abierta del régimen del narcotráfico del Imperio Británico.

El presidente del PSD Jorge Carlos Díaz Cuervo, flanqueado por el secretario general del partido Luciano Pascoe, al responder una pregunta directa durante su conferencia de prensa en la capital mexicana de si estaban preparados para negociar con los capos de la droga, dijeron que sí, y algo más. Entre negociar por debajo de la mesa, como lo ha hecho el gobierno mexicano, o "acabar con ellos a balazos", afirmó Díaz Cuervo, "nosotros estamos optando por una posición alternativa, intermedia" que es regular el mercado "pero con reglas claras y sobre la mesa para todos... Fijar reglas claras de quién produce, en dónde produce y cuánto produce y con qué calidad se produce droga; quién transporta y cómo la transporta; quién la vende, a quién se la puede vender, cómo se puede vender esa droga y quienes pueden consumir y en dónde pueden consumir".

La mentira descarada de que no se puede aplastar al comercio de las drogas es la propaganda de Narcotráfico, SA. Puede parecer que la justifiquen los bestiales asesinatos propios de tiempos de guerra con la intención de aterrorizar a la población hasta la sumisión, más no es verdad. El PSD es de hecho un partido minúsculo en el panorama político mexicano, pero su propuesta de legalizar las drogas ya recibió el apoyo de otro lacayo menor de Soros, Jason Lakin, de Harvard, que escribió en noviembre que el plan de drogas del PSD era el "rayo de esperanza" para que México resuelva su crisis económica. Y en un ejemplo típico de cómo funciona la maquinaria propagandística de Soros, el Consejo de las Américas, representante de la élite de Wall Street, elogió luego la monserga de Lakin.

Póngase a Soros tras las rejas por sus crímenes contra la humanidad y la voluntad política para aplastar al narcotráfico se hará presente como de la nada.