LaRouche a Pelosi: si no puedes seguir el liderato del presidente electo, renuncia

8 de enero de 2009

6 de enero de 2009 (LPAC).— En respuesta a los informes que recibió sobre una reunión acalorada entre el Presidente electo Barack Obama y dirigentes congresionales el lunes, Lyndon LaRouche dió a conocer la siguiente declaración:

"Si son precisos los informes que acabo de recibir, y no tengo razones para creer que no lo sean, entonces la presidenta del Congreso Nancy Pelosi debe considerar seriamente renunciar a su puesto. Y también deberían considerar esa misma opción otros dirigentes demócratas en la Cámara Baja y el Senado".

"Baso esto en los informes de que la presidenta Pelosi y otros demócratas en el Congreso se están moviendo en dirección políticamente contraria a la que está desarrollando el Presidente electo, y de que Pelosi ha intentado desafiar personalmente al presidente entrante sobre las medidas que tienen que tomarse para hacerle frente a la peor crisis económica y financiera en la historia moderna".

"Déjenme recordarle a la presidenta Pelosi y otros que la población estadounidense está harta de la incapacidad del Congreso para parar la peor presidencia en la historia estadounidense, los dos cuatrienios Bush-Cheney. El Partido Demócrata obtuvo la mayoría tanto en la Cámara de Senadores como la de Representantes en las elecciones intermedias del 2006, y Nancy Pelosi dirigió un 110avo Congreso que fracasó miserablemente en frenar a la Casa Blanca de Bush y Cheney. Ellos malgastaron ese mandato y oportunidad y, producto de esto, la población norteamericana le dió al liderato en el Congreso calificaciones tan bajas que casi compiten con las de Bush y Cheney".

"¿Y ahora pretende, con esa trayectoria récord de fracasos, interferir con un Presidente electo, cuya elección fue expresión del deseo de la población de que hubiera un cambio dramático de rumbo? Le hago un llamado al Congreso, tanto demócratas como republicanos, para que le den al Presidente entrante la oportunidad de funcionar. Si comete errores, el Congreso tiene el poder de imponer frenos y contrapesos, pero tiene que dársele la oportunidad de intentar sacar a la nación y al mundo de este desastre, un desastre creado en gran parte por la desastrosa Casa Blanca de Bush y Cheney, y el fracaso de la Cámara Baja y el Senado para refrenar de cualquier forma efectiva sus políticas desquiciadas".