¿Quieren Cheney y sus patrocinadores de Londres extender la guerra por el Sudoeste de Asia?

12 de enero de 2009

12 de enero de 2009 (LPAC).— El pasado sábado 10 de enero Lyndon LaRouche emitió la siguiente evaluación estratégica, en base a discusiones recientes con fuentes informadas de Washington y el Sudoeste de Asia.

"Con base a una serie de informes recientes, a nuestro juicio el vicepresidente Dick Cheney, con el patrocinio de Londres, está presionando para extender la confrontación en el Sudoeste de Asia, de tal modo de ampliar la desastrosa incursión que está en marcha en Gaza, en una guerra de varios frentes, abarcando Líbano, Siria e Irán. Este esfuerzo, que ha alcanzado un umbral crítico en las últimas 48 horas, forma parte de la misma confrontación total dirigida por Londres que vemos en los recientes acontecimientos en Ucrania, encaminados a crear una crisis de energía y de seguridad en Europa que pudiera llevar a otra guerra eurasiática.

"Hemos recibido informes confiables de que Cheney, aliado a facciones británicas y sauditas, intenta presionar al gobierno y a las fuerzas armadas israelíes para extender de manera suicida el conflicto contra Jezbolá y Siria. El propósito general es darle a Cheney la oportunidad, en las últimas horas del actual gobierno, la justificación para lanzar acciones militares estadounidenses en contra de Irán, a pesar de la poderosa oposición dentro del Pentágono, la CIA y el Departamento de Estado. Hasta el momento, tales acciones se han impedido mediante la oposición concertada al interior de esas instituciones estadounidenses, como se reflejado en frecuentes declaraciones públicas del Secretario de la Defensa Robert Gates, el jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen, y otros.

"Este esfuerzo por crear una serie de crisis estratégicas insoportables al gobierno entrante de Obama, en el momento en que éste espera concentrar sus esfuerzos inciales en la desintegración financiera global que se nos echó encima, y el desplome a escala total de lo que queda de la economía estadounidense, constituye, según nuestra información directa, el foco de las actividades del Vicepresidente Cheney. Estamos buscando informes de que Cheney ha intervenido personalmente, tan recientemente como el 8 de enero, para fomentar un segundo frente de guerra israelí contra Líbano. Tenemos indicios confiables de que los mismos círculos anglosauditas de fama 'Al Yamamah', están involucrados directamente en el tráfico de armas, dirigido a detonar esa expansión de la crisis. Específicamente, tenemos evidencia de que se han utilizado armas proporcionadas por los sauditas, como parte del esfuerzo por implicar a Irán, y que piezas de los sauditas podieran estar involucrados dentro de Líbano en intentos para forzar un segundo frente. Hasta ahora, Israel no ha caído en esta trampa ampliada tipo 'Sykes-Picot'; sin embargo, hay un esfuerzo en marcha dirigido por Londres, operando a través de Cheney y otras piezas, para romper esa oposición, antes de que Barack Obama tome posesión de su cargo el 20 de enero como el 44vo Presidente de Estados Unidos.

"Mi evaluación personal es que el peligro más grave de dicha escalada, así como de otras provocaciones, como en Ucrania, se da entre hoy y el 16 de enero. Yo voy a abordar esta cuestión como parte de mi videoconferencia internacional programada para el 16 de enero de 2009. Sin embargo, determiné, en base a informes que he he recibido en las últimas horas, que esta crisis exige mi comentario inmediato. Yo comparto la opinión de algunas personalidades descollantes en los medios de seguridad nacional estadoundense, de que la amenaza de un ataque sobre Irán, no está completamente fuera del orden del día. hasta que Bush y Cheney hayan dejado sus cargos, esta amenaza, y otras provocaciones estratégicas globales similares, sigue siendo una posibilidad muy alta. Bajo estas circunstancias, es fundamental entender que Cheney es una granada de mano, en el puño de los británicos".