Senadores maniobran por una "comisión sobre mercados financieros"; LaRouche: es una táctica dilatoria

28 de enero de 2009

28 de enero de 2009 (LPAC).— Tres senadores estadounidenses están maniobrando para crear una "comisión 11/9 sobre la crisis financiera" que llevaría a cabo una investigación de un año sobre quien y la causó y cómo, que elaboraría informes para el Congreso y para el Presidente, e informaría de las actividades delictivas al Procurador General y a los procuradores estatales como vaya siendo necesario. El proyecto de ley, S-298, fue presentado el 22 de enero, un mes después de que apareciera el primer llamado de Lyndon LaRouche y de LaRouchePAC para crear una "nueva comisión Pecora" modelada en las audiencias del senador Pecora en 1932-34, que pusieron al descubierto los escándalos de los bancos de Wall Street que habían desatado el desplome de la Gran Depresión.

Los senadores republicanos Johnny Isakson y Saxby Chambliss de Georgia y el senador demócrata Kent Conrad de Dakota del Norte están buscando más patrocinadores del proyecto de ley Comisión sobre Mercados Financieros de 2009, esperando que se apruebe "rápidamente después del proyecto de ley de estímulo". Establecería una comisión bipartidista de 7 miembros con un equipo investigador y poderes para citar a comparecer para "examinar todas las causas, internas y globales, de la actual crisis económico y financiera en Estados Unidos, incluyendo el desplome de grandes compañías financieras y mercantiles", así como investigar el papel de uan serie de agencias reguladoras del gobierno y los rescates bancarios mismos del gobierno.

Bajo las circunstancias actuales, Lyndon LaRouche caracterizó la propuesta de una "táctica dilatoria, que perdería impulso". Tiene que iniciarse de inmediato una nueva Comisión Pecora, dijo. Dichas audiencias y denuncias se "necesitan como sistema de palancas en la lucha por la reorganización por bancarrota".

Las audiencias de la Comisión Pecora original, llevadas a cabo por la la Comisión Bancaria del Senado, enfocaron la furia de la población estadounidense en contra de los banqueros de Wall Street, a quienes el presidente Franklin Roosevelt acababa de llamar con justicia, "los cambistas que han abandonado sus altas posiciones en el templo de nuestra civilización" (en referencia a los cambistas que Jesús sacó del templo). El jefe investigador Ferdinand Pecora movilizó esa furia de una forma en que hizo posible la legislación regulatoria y la recuperación de los "100 dias" de FDR.