Gobierno de unidad en Zimbabue a pesar de los esfuerzos de Londres y sus lacayos para sabotearlo

31 de enero de 2009

31 de enero de 2009 (LPAC).— A pesar de enfrentar intensas presiones del cartel financiero global angloholandés con sede en Londres, Morgan Tsvangirai del partido de oposición zimbabueño MDC, anunció hoy que su partido aceptó participar en el Gobierno de Unidad Nacional con el partido Zanu-PF del presidente Robert Mugabe. Tsvangirai se convertirá en Primer Ministro, como ya se había acordado en las negociaciones mediadas por el expresidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki. Tsvangirai tomará posesión el 11 de febrero.

Presidentes y jefes de gobierno convencieron finalmente a la facción de Tsvangirai en el MDC para que formara parte de un gobierno conjunto después de una reunión cumbre de 14 horas de la Comunidad de Desarrollo del Sur de Africa (SADC) el 26 de enero pasado, que ahora preside el presidente de Sudáfrica Motlanthe. Luego la facción de Tsvangirai tuvo que convencer a quienes dentro de su partido se oponían a la solución. Se sabe que la decisión del MDC tiene un gran apoyo popular porque la población ya está harta del sabotaje político instigado por el cartel financiero, usando las diferencias faccionales dentro del MDC desde que se formó el gobierno inicial el pasado 15 de septiembre.

Hoy en la mañana, se reunió la facción de Tsvangirai en el MDC y el Zanu-PF para zanjar diferencias, antes de que los dirigentes del MDC tomen la decisión final. El MDC y el Zanu-PF han formado un equipo conjunto encargado de supervisar la ejecución del acuerdo de gobierno de unidad.

Hoy el gobierno de Mugabe se congratuló por la decisión de Tsvangirai de unirse al gobierno de unidad, y dijo que la oposición estaba "alejandose de la influencia externa... Le damos la bienvenida, esperábamos que hicieran esto". El ministro de Información Paul Mangwana le dijo a AFP, luego de que el dirigente del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) dijo que iba a tomar posesión como Primer Ministro el 11 de febrero, que "estamos felices de que por primera vez se hayan identificado ellos mismos como zimbabueños y estamos felices de que se hayan alejado de influencias externas y hayan empezado a razonar como zimbabueños" dijo Mangwana.

Ahora la tarea será intentar revivir la economía destruída por años de guerra económica; el FMI le prohibió cualquier negociación comercial con Zimbabue, como parte del paquete de sanciones en contra de Zimbabue, en castigo por haberse deshecho de los artificios del libre comercio y privatizaciones. Ahora la pregunta es: ¿permitirá el cartel financiero la reconstrucción de Zimbabue, que otrora tuviera el nivel educativo más alto de toda Africa? El pretexto para la guerra económica en contra de Zimbabue ha sido lo que el cartel califica de falta de democracia. Ahora que los dos bandos están a punto de formar un nuevo gobierno, el cartel, con sus agentes de Soros, intentará sabotear este proceso para tener de nuevo el pretexto para negarles la reconstrucción del pais, arruinado por su guerra económica.