Jefe antidrogas ruso: Es de "vital" interés para Moscú trabajar con E.U. en Afganistán

31 de enero de 2009

31 de enero de 2009 (LPAC).— Victor Ivanov, jefe del Servicio Federal de Control de Narcóticos ruso, dijo en entrevista con el periódico gubernamental Rossiyskaya Gazeta hoy que Rusia quiere trabajar con el nuevo gobierno estadounidense en Afganistán para combatir al narcotráfico. Según la versión de RIA Novosti, publicado ayer para destacar la entrevista, Ivanov declaró esto al comentar sobre el nombramiento del ex embajador estadounidense ante la ONU, Richard Holbrooke, un personaje político de alto nivel, como enviado especial para Paquistán y Afganistán.

Ivanov es el funcionario ruso que, poco después de los ataques terroristas del 26 de noviembre en Bombay, citó inteligencia de que estos habían sido financiados por las redes dirigidas por el narcotráfico de Dawood Ibrahim.

Ivanov señaló la extensión de las cosechas de drogas y el tráfico desde el sur de Afganistán a toda la zona fronteriza con los países de Asia Central, y comentó que "para reducir este peligro, estamos interesados de manera vital en trabajar con el nuevo gobierno estadounidense". Novosti hizo mención también de la declaración del representante del Departamento de Estado de E.U., Robert Wood en el sentido de que el gobierno de Obama considera trabajar con Rusia como un componente clave en su estrategia para Afganistán.

Ivanov hizo un llamado para convocar a una conferencia bajo los auspicios de la ONU sobre Paz y Prosperidad en Afganistán, el cual sería un "primer paso". "Sería apropiado sostener dicha conferencia en el mismo Afganistán, por ejemplo en Kabul" dijo Ivanov. Debe invitarse a todas las tribus, regiones y fuerzas políticas "preparadas para un diálogo constructivo", dijo, y propuso que Rusia tenga un papel especial, por ser un pais "cuyas fuerzas no han participado en esta guerra de siete años de duración". Ivanov dijo que la creación de una "nación de Afganistán, única, independiente y fuerte" sería la ruta para atajar la explosión del comercio de heroína.

"Y también concuerda con mis perspectivas" respondió LaRouche.