Dia D en California

4 de febrero de 2009

3 de febrero de 2009 (LPAC).— La mañana del 2 de febrero de 2009, se secó el flujo de dinero de los cofres del gobierno del estado de California, y el estado ha empezado a demorar pagos por hasta $3,500 millones de dólares. Los primeros afectados serán los aproximadamente 2 millones de personas que están esperando el reembolso de impuestos estatales; están suspendidos casi $2,000 millones de dólares en reembolsos. Adicionalmente, también se suspendieron más de $515 millones de dólares en pagos a proveedores del estado, y $280 millones de dólares en pagos complementarios para personas con incapacidades de desarrollo, como personas ciegas o incapacitadas. Los únicos pagos protegidos y que se harán son para mantener las escuelas funcionando, y los pagos sobre la deuda del estado.

Esto ocurre en el momento en que ha aumentado el número de personas que necesita ayuda, debido a la crisis financiera nacional e internacional. El número de personas que reciben estampillas para alimentos en California se disparó un 13.8%, en tanto que el número de personas que reciben ayuda en dinero del estado —entre ellos los más vulnerables— ha aumentado en un 5%. En 2008 el estado sufrió una pérdida neta de empleos de más de 257,000, lo que ocasionó un salto en la tasa oficial de desempleo del 9.3%. El precio promedio de la vivienda en California, que había ocupado el primer lugar nacional en la inflación de precios durante la burbuja en los precios de vivienda —creada por el entonces presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan— ha caído casi un 50% desde la primavera de 2007. El gobernador Schwarzenegger, quien se jactó públicamente en el 2007 de haber resuelto la crisis presupuestal del estado, está culpando ahora a los miembros de la Asamblea y el Senado estatales, sin aceptar ninguna responsabilidad por su papel en presidir este desplome. Quizá cree que su administración del estado no es más que una secuela de una de sus terribles películas, "Mentiras Verdaderas".