LaRouche: Juicio a Bush y Cheney, acusados de colusión con un gobierno extranjero

17 de febrero de 2009

16 de febrero de 2009 (LPAC).— Lyndon LaRouche terció hoy en el debate que se ha desatado entre legisladores y ciudadanos, desde que George W. Bush y Dick Cheney dejaron el gobierno el 20 de enero. Aunque algunos legisladores hablan de enjuiciar al expresidente y exvicepresidente bajo cargos penales, en vez de esto, LaRouche pidió que se les enjuicie bajo cargos de haber estado coludidos con una potencia extranjera, el gobierno británico del exprimer ministro Tony Blair, en actos que son "equivalentes a la traición"

"La institución de la Presidencia no debe estar sujeta a un juicio penal ordinario. Eso seria peligroso. Eso significaría que estamos convirtiendo a Estados Unidos en un sistema parlamentario, lo cual sería un desastre total. Se puede enjuiciar al Presidente por medidas que lleguen hasta el nivel de delitos mayores y faltas leves, pero no se puede enjuiciar la institución de la Presidencia", explicó LaRouche.

"Si se quiere enjuiciar a Bush y Cheney, hay lugar más que suficiente para hacerlo. Hay que enjuiciarlos por sus delitos en el cargo, y al mismo tiempo, también debe entablarsele juicio al exprimer ministro británico, Tony Blair. Los peores delitos que cometieron Bush y Cheney, estando en funciones, empezando con la guerra en Iraq, se cometieron todos en colusión con una potencia extranjera, Gran Bretaña. Hay que entablarle juicio a Bush y Cheney por ser cómplices de Tony Blair. Bajo Bush y Cheney, la Presidencia de Estados Unidos se volvió prisionera del Imperio Británico, y eso es un delito que merece un juicio político, un delito equivalente a la traición".

"La acusación apropiada en contra de Bush y Cheney son actos equivalentes a la traición. Llevaron a Estados Unidos a una guerra en base a mentiras, mentiras que fueron, en su mayor parte, fabricadas en Gran Bretaña, por los de 10 Downing Street, la oficina del primer ministro Tony Blair. La muerte del doctor David Kelly sigue siendo una de las materias decisivas que deben investigarse, en el contexto de cualquier juicio apropiado de Bush, Cheney y Blair".

"El gobierno de Blair" concluyó LaRouche, "usó el fraude en complicidad con el presidente y el vicepresidente de E.U., para llevar a Estados Unidos a una guerra. Estas acciones todavía se pueden juzgar, a la vez que se proteje la integridad de la institución de la Presidencia de Estados Unidos. El haber involucrado a Estados Unidos en guerras ilegítimas es equivalente a la traición, en particular cuando se hace en colusión con un gobierno extranjero. Y para empezar, eso fue lo que hicieron Bush y Cheney. Que se les lleve a juicio, junto con Tony Blair, en base a esto. Que sea un enjuiciamiento limpio. No se mezcle con la autoridad constitucional de la Presidencia. Lo que está bajo juicio es el comportamiento anticonstitucional de Bush y de Cheney. Usese la autoridad existente, bajo la Constitución Federal, para hacerlos responsables por los crimenes que cometieron estando en funciones".