El presidente mexicano le urge de nuevo a E.U. que le ayude a parar el tráfico de armas a México

18 de febrero de 2009

18 de febrero de 2009 (LPAC).— Al hablar con una delegación del Congreso de E.U., el presidente mexicano Felipe Calderón de nuevo subrayó la urgencia de que Estados Unidos actúen para parar el flujo de armas ilegales a México, que termina directamente en manos de los carteles de la droga.

Los miembros de la subcomisión sobre Operaciones Extranjeras de la Comisión de Apropiaciones de la Cámara de Representantes, encabezados por el presidente de la subcomisión Nita Lowey (D- NY) estuvieron de acuerdo con Calderón, y destacaron la importancia crucial de la cooperación bilateral. Recientemente Calderón elogió la cooperación entre la Armada de México y la Guardia Costera de E.U. en la captura de barcos que transportaban cocaína en el Océano Pacífico. Pero el asunto de parar el tráfico de armas es decisivo, agregó. Las agencias estadounidenses de control de armas (ATF) y antinarcóticos (DEA) están trabajando estrechamente con sus contrapartes mexicanas para rastrear las armas usadas por los carteles del narcotráfico tanto en el norte de México como en el sur de Texas.

En contraste con esto, en México siguen las demandas, en particular en el Congreso, pidiendo que se "debata" la propuesta de legalización de las drogas contenida en el informe que dió a conocer el 11 de febrero la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, patrocinada por George Soros. El mandamás del opositor PRD en la Cámara de Diputados respaldó el informe, así como tambien lo hizo el senador René Arce, autor del proyecto de ley del año pasado pidiendo la legalización de las drogas. El mandamás del PRI en la Cámara de Diputados fue más cauteloso pidiendo un "debate" pero no fué más allá que describir la propuesta como "controversial". Los legisladores del partido gobernante, el PAN, tienden a oponerse a la legalización.

Hay también indicios de que los carteles del narcotráfico están metidos en las protestas organizadas que ahora ya han estallado en tres estados —Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz— exigiendo que se ponga fin a las operaciones antidrogas "abusivas" del Ejército en estas localidades. Algunos de los manifestantes están encapuchados pero tambien hay niños, mujeres y ancianos que al parecer se les paga para que se movilicen en contra del ejército. Hoy se manifestaron unas mil personas durante cinco horas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y bloquearon los tres puentes internacionales que conectan a Nuevo Laredo con Estados Unidos.