Banqueros prominentes descienden sobre la Casa Blanca para amenazar al Presidente Obama

28 de marzo de 2009

27 de marzo de 2009 (LPAC).- Un día después de que Lyndon LaRouche dió a conocer, en video, un llamado conmovedor al Presidente Barack Obama para que "someta a todo el sistema a una reorganización por quiebra" y "reconstruya los bancos siguiendo las normas de la Glass-Steagall", los directores ejecutivos de más de una docena de los bancos más grandes de la nación se reunieron con el Presidente Obama y sus más altos asesores económicos para amenazarlos para que los rescaten y punto. Los servicios de cable noticiosos ayudaron a transmitir el mensaje de los banqueros quienes, en boca del expresidente de la Comisión de Valores de E.U. (SEC), Arthur Levitt, ahora con el Grupo Carlyle, quien dijo: "Es terriblemente importante sustituir el ambiente de polarización de las últimas semanas, por un ambiente de consenso".

La línea de "tenemos que agacharnos" fue presentada con anticipación por el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Summers, quien afirmó que "las principales instituciones financieras del país tienen un papel muy importante que jugar" para resolver la crisis. La asesora de alto nivel Valerie Jarrett fue incluso más explícita: "Dependemos de ellos para que ayuden a reconstruir nuestra economía".

Todos los informes públicos destacan que los participantes acordaron que "estamos en esto todos juntos" y en "la necesidad de actualizar el marco de las regulaciones". Pero los banqueros se fueron por su propio rumbo para subrayar su hostilidad a cualquier tipo de regulación que huela a Glass-Steagall. No es de sorprender que se le haya confiado a Lloyd Blankfein, el director ejecutivo de Goldman Sachs, como portador del mensaje. Según un cable de Bloomberg, en la reunión en la Casa Blanca hubo "recetas diferentes para nuevos reglamentos. Blankfein dijo que sería dificil resucitar las regulaciones de la era de la Depresión que separaron a los bancos inversionistas de los bancos comerciales. 'Es difícil regresar las manecillas del reloj' en cuanto a los reglamentos, conocidos como la Ley Glass-Steagall, dijo Blankfein en entrevista con Bloomberg Television después de la reunión".