México se vuelve al FMI y a los británicos, mientras los ingresos se desploman

4 de abril de 2009

2 de abril de 2009 (LPAC).— En los primeros dos meses del 2009, los ingresos del gobierno mexicano por los impuestos a las ventas (IVA) se desplomaron por abajo del 22%, un reflejo monetario de la tasa de desplome en el consumo básico, incluyendo los alimentos en el país. Los recursos por los impuestos sobre la renta cayeron en 6.2%, comparado con el mismo período de 2008, según la Secretaria de Hacienda, y las remesas que envían los trabajadores mexicanos en el exterior también bajaron, en cerca de 3.5% comparado con el mismo período del 2008, agravándose en el transcurso del 2008. Las remesas ocupan el segundo lugar en importancia en cuanto a divisas extranjeras, después del petróleo; combinado con el desplome del IVA y los impuestos sobre la renta y la vaporización del capital internacional en general, constituyen los ingredientes de otro desplome del peso y de una quiebra nacional.

Las garantías de los funcionarios de Hacienda de que se iba a cubrir en gran medida el desplome en los ingresos del gobierno con las ganancias de los contratos con derivados sobre sus ingresos petroleros (!) fueron desmentidos hoy por el anuncio de que México estaba solicitando una línea de crédito "preventiva" al FMI por $47,000 millones de dólares, "por si acaso", encima de una línea de crédito similar "preventiva" por $30,000 millones a la Reserva Federal de E.U., además de $80,000 millones en sus reservas internacionales.

Los intereses imperialistas británicos piensasn que este es el momento oportuno para arrebatarle directamente los recursos a México, si pueden. Personalmente, el príncipe Felipe escoltó al Presidente Felipe Calderón en una visita de cuatro horas a las oficinas matrices de la British Petroleum en Aberdeen, Escocia, en donde el lord alcalde de la ciudad de Londres le agasajó con un almuerzo. Calderón y su Secretaria de Energia, Georgina Kessel, prometieron que las reformas aprobadas en el sector petrolero permiten ahora las inversiones extranjeras en el sector petrolero mexicano (a pesar de que violan la Constitución mexicana) y pidieron inversiones británicas.