Mas mentiras del imperio británico en contra de los LaRouche

5 de abril de 2009

25 de marzo, 2009 (LPAC)— Un conocido grupo de sinverguenzas, manejados por los círculos asociados con la Sociedad Fabiana británica y con el ex primer ministro británco, Tony Blair, de nuevo planean una campaña de odio en contra de Lyndon LaRouche y Helga LaRouche en Alemania.

El pretexto aparente de esta última erupción de propaganda falsa en contra de los LaRouche es el aniversario de la muerte del Jeremiah Duggan, de nacionalidad británica, quien se suicidó lanzándose a una carretera en pleno tráfico en Wiesbaden, Alemania, hace seis años. Pese al hecho de que todas las autoridades que que hicieron la investigación tanto en Alemania como en Gran Bretaña concluyeron en que se trató de un suicidio, los enemigos políticos británicos de LaRouche continúan manipulando la familia del difunto y a una red de trasnochados que odian a LaRouche, como medio para sacar al público las mentiras de motivación política en contra de los LaRouche.

El hecho es que, precio al empeño de los gobiernos británico y estadounidense a proceder con la guerra del Primer Ministro Tony Blair en Irak, Lyndon LaRouche había aparecido dos veces en entrevistas de la BBC con relación al tema de la febril campaña de los gobiernos de Buch y Blair, en las cuales LaRouche había denunciado la política bélica por fundamentarse en argumentos fraudulentos. Poco después de que aparecieron estas entrevistas de LaRouche en la BBC, un prominente funcionario de inteligencia del Reino Unido había denunciado verazmente la propaganda belicista del gobierno de Blair como "amañada". Poco después de esa declaración del doctor Kelley, éste fue encontrado muerto, en lo que precipitada y oficialmente se alegó fue un "suicidio", según los círculos pertinentes ligados al gobierno de Blair. Esos funcionarios del Reino Unido bajo la dirección del Primer Ministro Blair del partido fabiano, defendieron las mentiras de Blair y procedieron a meter a Estados Unidos en la guerra de Blair y del vicepresidente Cheney contra Irak.

Fue en la secuela de esos acontecimientos, y la persistente denuncia de LaRouche al papel de Blair en el estallido de una guerra de modo fraudulento, que los círculos de Blair torcieron el suicidio de Jeremiah Duggan, en un uso fraudulento del suicidio de Duggan por parte del gobierno de Blair para utilizar mentiras descabelladamente pergeñadas por los círculos de Blair en contra de LaRouche, a fin de desviar la atención de las interrogantes que rodeaban el supuesto suicidio del doctor Kelley.

El absoluto desprecio a la verdad que muestra esta campaña se pone de relieve con la inclusión de Marielle "Molly" Kronberg, quien estuvo asociada a LaRouche. Kronberg es una estadounidense anglófila y adherente fanática de la Iglesia Anglicana quien se constituyó voluntariamiente como mentirosa hace más de veinte años, cuando, ante la posibilidad de una pena de cárcel por su mal comportamiento, dio testimonio falso en contra de LaRouche en el infame juicio penal que fue montado en su contra por George Bush viejo, con la colaboración de los mismos círculos fabianos en Gran Bretaña que están detrás de la actual campaña publicitaria. Ramsey Clark, ex Procurador General de los Estados Unidos, califico el procesamiento de LaRouche como "la más amplia gama de artimañas deliberadas y mal manejo sistemático en el período de tiempo más largo en el que se haya utilizado el poder del gobierno federal, más que en cualquier otro procesamiento llevado a cabo por el Gobierno de los Estados Unidos en mi tiempo o que sea de mi conocimiento".

De acuerdo a varios sitios electrónicos anti-LaRouche, como el sitio oficial de la familia Duggan, este grupo tiene planeado una serie de eventos en Wiesbaden, Alemania, para el 27 de marzo, 2009. Como lo reconoce su sitio electrónico, todas las autoridades judiciales competentes, inclusive los investigadores alemanes originales, los tribunales alemanes, un forense británico y el Procurador General de Inglaterra y de Gales, encontraron que sus reclamos eran injustificados.

Dado que los hechos del suicidio de Duggan han quedado establecidos tan claramente por este amplio número de autoridades legales, el único motivo para los eventos planeados en Wiesbaden es para atizar odio en contra de LaRouche y sus partidarios, y cualquier observador honesto debe reconocerlo como tal.