La intervención de LaRouche en Sudán intercepta la diplomacia del gobierno de Obama

16 de abril de 2009

16 de abril de 2009 (LPAC).— La intervención de Lyndon LaRouche en los meses recientes en contra del Imperio británico y el Tribunal Penal Internacional (TPI), junto con la potente intervención en Sudán mismo en la Conferencia por la Justicia Internacional, están interceptando la diplomacia activa del gobierno de Obama. La prensa sudanesa refleja que lo hecho por "el grupo LaRouche" ya está dando buenos frutos.

Cuando se encontraba en Sudan una delegación de cuatro miembros de la organización de LaRouche la semana pasada, visitó el país el Enviado Especial de Obama ante Sudán, general Scott Gration, y tuvo una calurosa acogida por parte de funcionarios y medios de prensa sudaneses.

Asímismo, el senador John Kerry (D-Mass.) llegó a Kahrtoum en una visita de tres dias, para runirse con los dos vicepresidentes sudaneses. Uno de ellos es Ali Othman Mohammad Taha, quien se reunió con el grupo de LaRouche la semana pasada y escuchó la fuerte declaración de Larry Freeman en contra de los británicos. El otro vicepresidente es Salva Kiir, quien es también presidente de Sudán del Sur. Kerry se reunirá también con el director de Inteligencia y Seguridad Nacional, general Salah Abdullah Gosh y el Ministro del Exterior Deng Alor. Un diplomático sudanés de alto nivel a cargo de asuntos estadounidenses-sudaneses, Embajador Nasruldin, le dijo a los reporteros en el Ministerio del Exterior ayer que "Sudán espera con interés un diálogo más serio con el gobierno de Estados Unidos para fortalecer y fomentar las relaciones bilaterales entre Khartoum y Washington". Agregó que "las reuniones que sostendrá el senador Kerry se enfocarán en los medios necesarios para promover las relaciones bilaterales y desarrollos positivos en el pais".

La prensa y círculos diplomáticos consideran fundamental el papel de LaRouche en estos acontecimientos. Esto se refleja en toda la cobertura de la intervención que tuvieron los representantes de LaRouche, en especial la de Lawrence Freeman. Toda la cobertura de prensa del "grupo LaRouche" de los últimos días empieza diciendo lo siguiente (esta es una cita tomada del periódico Alray Alaam del 8 de abril, antes de que se anunciara la visita de Kerry): "El grupo LaRouche reveló que han sostenido intensas comunicaciones con el gobierno de Obama para disuadirlo de que apoye la decisión del Tribunal Penal Internacional (TPI) en contra del Presidente Al-Bashir. La delegación norteamericana prometió en la Conferencia por la Justicia Internacional que iba a tener éxito en persuadir a Estados Unidos de que apoyara al TPI. Lawrence Freeman enfatizó que la guerra ha empezado dentro de Estados Unidos en contra de quienes presionan al gobierno para que apoye al TPI".

Alray Alaam continúa: "El estadista norteamericano Lyndon LaRouche anteriormente había encabezado una poderosa campaña para evitar que el gobierno de Obama cayera en la trampa creada por la decisión del TPI de emitir una orden de arresto en contra del Presidente Al-Bashir, porque esta política no es del interés de Estados Unidos, ni de las naciones de Africa en general, las mismas naciones con las que dice el Presidente Obama que quiere construir relaciones amistosas. LaRouche le ha hecho un llamado al gobierno de Obama para que busque una política positiva hacia Africa en general y Sudán en especial, debido a lo que Sudán representa en términos de sus recursos humanos, naturales e hidráulicos que pueden transformar a Sudán en el granero de toda Africa. Quizá la represa Merowe, que se ha venido contruyendo mediante la cooperación entre Sudán y China en el norte de Sudán, con todos los proyectos agregados que son los más grandes de Africa hoy, es el mejor ejemplo de esta actitud. Pero quizá ésta es una de las razones de porqué escogieron atacar ahora a Sudán".

Alray Alaam destaca: "Lyndon LaRouche ha sido el activista internacional más franco a favor de sacar al imperio británico y su oscuro legado de todo el continente de Africa. Insistentemente ha hecho llamdos para abolir al TPI el cual, dice, fue diseñado y financiado por el promotor internacional de las drogas, George soros, entrenado por los nazis, y su controlador en el Despacho del Exterior británica, lord Mark Malloch-Brown. LaRouche destaca que la existencia misma del mismo TPI es un delito en contra de la humanidad debido a que viola el principio de soberanía nacional".

El periódico sudanés concluye citando a un diplomático sudanés de alto nivel, el embajador Dr. Alrashid Abu Shama, quien le aconseja a los sudaneses que "tomen en serio la declaración de que Estados Unidos no es partidario del TPI y esto debe verse como una buena señal". El periódico escribe sobre el embajador: "Enfatizó que el grupo LaRouche es el grupo más cercano a Sudán, y afirmó que 'en mi época como Embajador, y en la época del Embajador ante E. U., Mahdi Ibrahim (quien fue forzado a dejar E.U.), su relación con LaRouche fue estrecha y desde entonces hasta la fecha, LaRouche continúa en una posición de apoyo a Sudán' ".

La cobertura de Alray Alaam es emblemática de la cobertura en los medios informativos sudaneses y árabes de los últimos días.