LaRouche sobre el "suicidio" de David Kellerman, presidente en funciones de Freddie Mac

1 de may de 2009

1 de mayo de 2009 (LPAC).— Ha pasado una semana ya desde que sucedió la muerte de David Kellerman, el ex presidente en funciones de Freddie Mac y, en este tiempo, no se han dado respuestas concluyentes de las circunstancias de su muerte. Lyndon LaRouche emitió la siguiente declaración:

"De repente el sujeto murió. Algunos dicen que fue un suicidio, pero no se ha presentada evidencia concluyente. A él le dijeron que no dijera cosas que pudieran dañar la dirección política del Presidente, lo que hubiera expuesto cuan desastrosa es la política del Presidente respecto al problema de la vivienda. Luego, el individuo muere bajo condiciones sospechosas. Se dice que es suicidio. Sin embargo, las circunstancias sugieren una explicación alternativa, que es pertinente para la política nacional. La implicación es que, si a la luz de la evidencia la política del Presidente fuera sometida a escrutinio, hubiese causado la derrota de su política de vivienda. Lo que Kellermann tenía para decir, era una amenaza a la credibilidad de la actual política de Obama sobre hipotecas. Círculos de influencia tenían mucho que perder si él vivía.

"No se nos ha presentado una respuesta que responda a la interrogante. El asunto no está claro todavía, mientras las dudas siguen.

"La política de vivienda de Obama es tan demente, que si sale a la superficie cualquier hecho significativo sobre Freddie Mac, causaría su descrédito público. Si sale a la luz ese hecho, Obama se vería forzado a abandonar su actual política. Por otro lado, Obama sería objeto del ridículo. Para evitar esto, el tendría que decir que cometió un error, y cambiar su política. También tendría que cambiar a sus asesores".