Las "reformas" a los servicios de salud de la Casa Blanca son medicina nazi de manufactura británica

3 de may de 2009

2 de mayo de 2009 (LPAC).— La mentada campaña de "reformas" a los servicios de salud, encabezados por el conductista director de la OMB, Peter Orszag, Larry Summers y demás, es medicina nazi de manufactura británica. Están tratando de imponerla por todos los medios, a pesar de la necesidad obvia de medidas sanitarias, médicas, públicas y veterinarias en Estados Unidos y a nivel internacional, para cambiar el rumbo de la globalización, con el fin de poder hacerle frente al virus A/H1N1, y las posibles nuevas amenazas.

El viernes, unas cuantas horas después de que el Presidente Obama dió un informe de prensa luego de su reunión de gabinete sobre la influenza, se realizó una conferencia nacional en el Canal Health de TV sobre las "reformas" a los servicios de salud en E.U., para los especialistas y medios de comunicación, presidida por sir Michael Rawilins, director de la agencia británica que dá las órdenes sobre cuál es el tratamiento médico que se autoriza dar o no dar en el Reino Unido. El ha sido director de la NICE (National Institute for Health and Clinical Excellence) durante 10 años. En el 2008, se puso en operación en Gran Bretaña una agencia fiscalizadora, llamada CQC (por las siglas en inglés de la Comisión de Calidad de la Salud) para meter en cintura a los doctores que no querían cambiar su conducta y aceptar las ordenes de la NICE. La conferencia por la TV nacional fue titulada "Efectividad Comparativa y Reforma a los Servicios de Salud".

Toda esta operación brutánica es medicina nazi, dijo hoy Lyndon LaRouche, agregando que esta "reformas" y "NICE" (que en inglés significa "suave") o cualquier otro nombre por el que quieran pasar, no son más que "alegría para la salud". Es el "Albeith Macht Frei" (el letrero a la entrada de los campos de concentración nazi, que decía "el trabajo libera".)

Esta es la medicina nazi que promueve la pandilla de Larry Summers en la Casa blanca con el supuesto de "ahorrar el presupuesto" y una "reforma abarcante de los servicios de salud", sin importar que estemos enmedio de una emergencia nacional por influenza. Los activistas son: Peter Orszag, director de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB); su subdirector, Dr. Ezekiel Emanuel, asesor sobre reformas a la salud y hermano Rahm Emanuel, y la nueva directora para reformas de salud de la Casa Blanca, Nancy-Ann DeParle. Su línea es que los costos en los servicios de salud se pueden reducir drásticamente —para que "suavemente" se le proporcione servicios a más gente— instrumentando un plan de "efectividad comparativa" sobre cuales son los tratamientos que se le deben dar o no dar a cada quien.

En junio de 2008, Orszag dio una conferencia en Londres sobre este tema con el gabinete de Gordon Brown. El exjefe de Orszag en la London School of Economics (LSE), lord Layard, todavía está en la LSE, en el Centro de Desempeño Económico, especializado en proyectos dizque "Bienestar" —otro de los nombres "Orwellianos"— para inducir al público a pensar suave, aunque los estén fregando. Este tema fue promovido ayer por el Baltimore Sun en su columna huesped, "Poder para los Pacientes: La Investigación sobre la Efectividad Comparativa le ayudará a la gente a escoger mejor", escrito por dos autores, uno de los cuales, Ruth Faden, es directora del Instituto de Bioética Berman en la Universidad John Hopkins, en donde Emanuel, el asesor sobre reformas de salud de Orszag, enseño en algún momento "bioética".

En contraste, las agencias que trabajan desde la perspectiva de salvar vidad y favorecer a la civilización, están clamando por los medios para hacerle frente a la crisis de influenza. Los hospitales de E.U. se han visto afectados por un aumento de entre 50% y 200% de visitas a las salas de emergencia, para que les revisen los síntomas. En San Bernardino, California, el hospital de la Universidad Loma Linda ha recurrido a poner una tienda de campaña gigantesca en el estacionamiento, como centro de atención de emergencia.

Los profesionales veterinarios y virólogos de todo el mundo están solicitando equipos de pruebas avanzados, instalaciones de laboratorio y otros medios para monitorear y proteger el ganado así como tambien a la población. Penn State, Iowa State, la O.I.E. (Organización Internacional de Salud Animal) con sede en París y las Universidades de Agricultura de México, están emitiendo pautas de emergencia sobre seguridad biológica.