Galbraith defiende el Seguro Social y Medicare

16 de may de 2009

14 de mayo de 2009 (LPAC).— En artículo titulado "Cobija de Seguridad: Cómo el Seguro Social nos puede Salvar a Todos. Gracias a Dios, Bush no pudo privatizar el Seguro Social. Ahora puede ayudar a rescatar la economía", James Galbraith denunció a Peter Peterson y David Walker de ser tories comprometidos con una política que reducirá la esperanza de vida. "Recórtenlo lo suficiente y la esperanza de vida podría empezar a reducirse. No es broma. En Rusia, la esperanza de vida masculina, después del desplome industrial de 1991 cayó de 65 a 58 años, principalmente debido a la depresión, alcoholismo, violencia, esto mismo debido a la destrucción de los ahorros por la hiperinflación y la falta de servicios de salud públicos. No crean que aquí no puede suceder. Sucedería si no se interpusieran en el camino el Seguro Social y Medicare".

Galbraith identifica explíticamente a Peterson y Walker como los agentes tory detrás de la artimaña de recortar los derechos: "Dadas estas condiciones, es bastante sorprendente que todavía estemos escuchando al magnate de asociaciones de capital privado Peter G. Peterson, su empleado David Walker (anteriormente Contralor General de E.U.) y a otros partidarios fieles maullando sobre la viabilidad del Seguro Social y del riesgo de que el Medicare de alguna manera va a quebrar a Estados Unidos".

Galbraith insiste después en que, en vez de hablar sobre la supuesta necesidad de hacer recortes en el Seguro Social (pagos por retiro) y el Medicare (servicios de salud a mayores de 65), debemos discutir cómo usar estos programas para salir del hoyo en el que estamos. Reitera después una propuesta que ya ha hecho antes: 1) un aumento permanente del 30% en las prestaciones del Seguro Social; 2) pago de nómina e impuestos de día feriado por un año, renovable, lo que le daría a las familias estadounidenses de clase trabajadora algo más de 8.3% de aumento en el pago; y 3) una reducción en la edad de elegibilidad para recibir el Medicare a 55 años. Es más, el Seguro Social y el Medicare deben tratarse como obligaciones garantizadas del gobierno —como intereses netos—, haciendo así explícito lo que es obvio, esto es, que estos programas no pueden 'quebrar' más de lo que puede el gobierno federal".