El modelo británico (de Hitler) de la demolición de los servicios de salud de Orszag

21 de may de 2009

20 de mayo de 2009 (LPAC).— Un conspirador conductista cercano a Peter Orszag y a Larry Summers escribió dos libros sobre la necesidad de imponer racionamientos drásticos a los servicios de salud en Estados Unidos. El autor, Henry J. Aaron, trabajó estrechamente en Inglaterra con unos degenerados para elaborar sus dos libros, en los que exige que, por razones financieras, se imponga en E.U. el sistema de racionamiento a la salud existente en Gran Bretaña, sin importar qué tan dificil pueda resultar políticamente. En vez de las vidas que ahora se salvan, se tienen que ultimar.

Al recibir un informe sobre este tema, Lyndon LaRouche dijo, "está mintiendo; el modelo que está usando es el de Adolfo Hitler; los nazis sacaron su sistema de los británicos".

Henry Aaron es miembro de la Mesa Redonda de Economistas Conductistas, con especialidad en destruir los servicios de salud, e hizo carrera como estratega para el Instituto Brookings. En 1984 escribió un libro para el Brookings, titulado The Painful Prescription: Rationing Health Care (La Receta dolorosa: racionar los servicios de salud). En 2005 Aaron escribió una versión actualizada del mismo libro para Brookings, titulado Can We Say No? The Challange of Rationing Health Care (¿Podemos decir que no? El desafio de racionar los servicios de salud). Lawrence Summers aparece en la contraportada de este último libro como miembro de la directiva del Brookings, y Orszag dirigía entonces programas especiales de Brookings para destruir el Seguro Social y los servicios de salud.

El prólogo del libro de 1984 afirma que "los autores... consideran lo que pudiera ser la reacción de los estadounidenses. Destacan que imponer límites a los gastos médicos sería mucho más difícil en Estados Unidos que en Gran Bretaña por varias razones: estructura política y de clases, la organización de los servicios de salud... y la suposición profundamente imbuída en la mayoría de los pacientes estadounidenses de que tendrán y deben tener a su disposición todos los cuidados posibles".

El presidente del Brookings, Strobe Talbott, advierte en su prefacio al libro de 2005 que éste "compara prácticas en Gran Bretaña, en donde se racionan desde hace mucho los sevicios de salud, con los de Estados Unidos, en donde la idea de negarle a cualquier persona asegurara cualquier servicio en sus prestaciones, sin importar lo costoso, sigue siendo explosivamente polémico".