Genocidio por el desplome económico, el mejor método para reducir drásticamente las emisiones de carbono

22 de may de 2009

22 de mayo de 2009 (LPAC).— Parece que la manera más efectiva de reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono, es hundir aún más a este planeta en la crisis de desintegración económica actual.

* El 20 de mayo, la Agencia de Información sobre Energía (EIA) del Departamento de Energía, informó que las emisiones de dióxido de carbono relacionadas a la energía se habían reducido 2.8 por ciento el año pasado, comparado con el 2007, la mayor caída anual desde que el gobierno empezó a informar regularmente sobre las llamadas emisiones de gas invernadero. La EIA informa que la caída récord en las emisiones de carbono fue causda por la caída drástica en la actividad económica del año pasado.

Ilustrativo de cómo el desplome económico mundial en marcha afecta las emisiones de dióxido de carbono, el informe de la EIA establece que en el sector industrial, que incluye minería, manufacturas y agricultura, las emisiones de carbono cayeron 3.2% y desde el 2004 vienen reduciendose año con año. El informe también establece que las emisiones de carbono en el sector transporte se redujeron 5.2%.

* En un tema similar, el presidente de la República Checa y actual Presidente de la Unión Europea, Vaclav Klaus, autor de un artículo publicado en el Japan Times del 20 de mayo, ataca la "Histeria sobre el Calentamiento Global" y afirma que "el secreto detrás de los recortes en las emisiones [en Europa Oriental] es la caida económica".

Klaus expresó su preocupación en torno a la legislación sobre topes y comercialización, y escribió: "Estoy convencido de que ésta es una estrategia malencaminada, no solo debido a la incertidumbre sobre los peligros que pudiera representar el calentamiento global, sino también debido a la certidumbre de los daños que ocasionan estas propuestas políticas encaminadas a mitigarlo".

* Según un artículo publicado en el sitio electrónico World Climate Report, que mantiene el ex climatólogo del estado de Virginia, Patrick Michaels, éste calcula que el efecto total que tendría el proyecto de ley sobre topes y comercialización Waxman-Markey sobre el calentamiento global sería una redución en la temperatura de 0.0028 grados Celsios al año. En otras palabras, aún si los Estados Unidos en su conjunto reducen sus emisiones de carbono en 83% por abajo de sus niveles actuales, esto solo representaría una reducción en el calentamiento global de menos de 3 milésimas de un grado Celsio al año. Esta reducción científicamente insignificante en la temperatura es todo lo que lograría el proyecto de ley Waxman-Markey por todos los efectos genocídas asociados a reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono en 83% en Estados Unidos para el 2050.