Londres se apodera de las escasas vacunas contra la influenza para salvar a las élites británicas

22 de may de 2009

22 de mayo de 2009 (LPAC).— Dos artículos en el diario londinense Financial Times revelan que incluso antes de que los británicos presionaran masivamente a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que no cambiara a la Fase 6 de la Alerta sobre un retorno altamente probable de la influenza española el próximo otoño, las élites británicas ya se estaban apoderando de enormes cantidades de vacunas, específicamente la anti H1N1, para preservar su raza superior.

"El Reino Unido se apodera de las reservas de vacunas contra la influenza" escribe Andrew Jack en el Financial Times del 15 de mayo. "Renació esperanza de protección en contra del brote de influenza H1N1 el viernes cuando el gobierno dijo que había firmado un contrado por 450 millones de libras para hacer acopio de la escasa capacidad de producción de 90 millones de dosis de vacunas para fines de año. El contrato, que individuos cercanos a las pláticas calculan que vale como 5 libras por dosis, pudiera desatar preocupaciones a nivel internacional de que algunos países ricos negocian con los productores para tener acceso privilegiado a la oferta limitada de una vacuna conatra la pandemia".

Por supuesto, fue el productor británico de la vacuna GlaxoSmithKline el que obtuvo el contrato para abastecer 60 millones de las 90 millones de dosis británicas. GSK dijo que también le ha vendido 50 millones de dosis más a Francia; 13 millones a Bélgica y 5 millones a Finlandia. Baxter abastecerá los 30 millones de dosis restantes al Reino Unido.

En realidad, "el Reino Unido ya había acordado hace dos años pagar 155 millones de libras por 'acuerdos de entregas a futuro' con el que se reservaban capacidad de fabricación para producir 132 millones de dosis de una vacuna futura contra una pandemia, suficiente para cubir a toda la población".

Cuatro días después, Andrew Jack escribió otro artículo en el FT, anunciando casi triunfante, " 'Se queda corto' el acceso a la vacuna contra la influenza: una tercera parte de la población mundial, cuando mucho, pudiera recibir una vacuna en contra de la influenza pandémica el próximo año, aunque se tomara la decisión de producirla en las próximas semanas, según los cáclulos dados a conocer el martes por la OMS".

El artículo concluye diciendo que en los Estados Unidos, la secretaria de Servicios Humanos y de Salud, Kathleen Sebelius, "a diferencia de varios de los países de Europa, todavía no ha ordenado ningún abasto de vacunas en contra de pandemias debido a constantes incertidumbres".