California muestra la verdadero orientación de la "reforma de salud"

1 de junio de 2009

1 de junio del 2009 (LPAC).- -Mientras los demócratas de Obama se jactan de la "ampliación" del Programa Estatal de Seguro de Salud a la Niñez (S-CHIP, en inglés), y el senador Ted Kennedy asegura que su plan de "reforma de salud" ampliará todavía más dicho programa para incluir a los adultos jóvenes, los demócratas de Obama se ponen a la orden, cuando de hecho el programa S-CHIP está desapareciendo por completo en una sexta parte de los Estados Unidos.

Eso es la reforma de la salud, al estilo nazi de Obama.

El gobernador de California Arnold Schwarzenegger, una vez que Obama le dijera que se olvidara de cualquier tipo de "rescate" federal al estado ahogado financieramente, ahora está eliminando en su totalidad el programa S-CHIP en California, junto con el seguro del Programa de Familia Saludable para ahorrar mil millones de dólares contra un déficit de 24 mil millones. Con estos dos plumazos, California incrementará de inmediato la porción de la población nacional sin ningún tipo de seguro de salud en más de 2 millones, o un 5%.

Además de los muchos miles de millones en otros recortes, esto "convertiría a California en un lugar que resultaría irreconocible en el moderno Estados Unidos: los niños pobres no tendrían seguro de salud, los prisioneros serían liberados en miles y todos los parques estatales serían cerrados", mientras los empleados estatales ven reducidos sus salarios y convertidos de hecho en trabajadores de medio tiempo, publicó el New York Times de ayer.

El Times señala que mientras los asistentes del gobernador Arnie preparan con la legislatura estas medidas de regreso a las condiciones de vida del siglo 19, "el Sr. Schwarzenegger se dedica en gran medida a otros aspectos de gobernar", incluyendo "la actualización de su ración de Twitter".

Pero no menciona que el "Presidente del cambmio" con sus "rescates financieros transformadores" de las compañías automotrices y los rescates de Wall Street de la Reserva Federal y el Tesoro, han descartado cualquier auxilio a California mientras se desintegran los servicios estatales y se le niega a su población la debida atención médica debido a la crisis de desintegración financiera.