Funcionarios israelíes sorprendidos de que E.U. pueda cambiar las reglas del Gran Juego

1 de junio de 2009

1 de junio de 2009 (LPAC).— Cuando el Primer Ministro israelí Netanyahu regresó a Israel con las manos vacías de sus reuniones de mediados de mayo en Washington con el presidente Obama, la secretaria de Estado Hillary Clinton y el Enviado Especial George Mitchell, Lyndon LaRouche destacó que el viejo agente británico recibía sus órdenes de Londres, no de Tel Aviv. Dijo, Netanyahu es clave en el plan británico para mantener toda la región en estado de crisis perpetua y guerra.

Siguiendo las instrucciones de LaRouche, de que la única solución es ponerse realmente duros con Netanyahu, miembros del gobierno de E.U. han insistido en que los israelíes deben de parar de inmediato todas las actividades de asentamientos en preparación para una solución de dos estados. LaRouche también ha instruido que Estados Unidos debe llamar a cuenta a Bibi Netanyahu por su agentría británica, haciendo que cambie de batuta y empiece a recibir órdenes de Washington.

Ahora los británicos están tratando de posicionarse para hacerle frente a lo que ellos consideran son exigencias estadounidenses inaceptables. Un montón de artículos en la prensa británica e israelí describen el asombro de los funcionarios israelíes ante la postura que ha adoptado el gobierno de E.U. El 31 de mayo, el Sunday Times de Londres culpa por el cambio en la política de E.U. a la secretaria de Estado Hillary Clinton: "El mayor asombro para los israelíes lo provocó Hillary Clinton quien dejó en claro que los E.U. exigen un congelamiento inmediato de todas las construcciónes y expansiones de los asentamientos israelés en la Ribera Occidental".

El periódico israelí Ha'aretz cita a un alto funcionario israelí quien se queja: "No valen nada ninguno de los arreglos que se alcanzaron con el gobierno de Bush". Ha'aretz reporta, que "los delegados israelíes estaban asombrados por la posición inflexible de Estados Unidos, y por las declaraciones de Mitchell y su equipo de que eran inaceptables los acuerdos que se habían logrado con el gobierno de Bush. Un funcionario israelí involucrado en las pláticas dijo que los estadounidenses tomaron algo en lo que se tenía un acuerdo de muchos años y simplemente pararon todo".

La última versión británica proveniente de Israel es que la única razón por la que el gobierno de Obama no cede es porque quiere propiciar al mundo árabe previo a los viajes de Obama por Arabia Saudita y Egipto esta semana, que tienen el objetivo de subrayar la reconciliación con el mundo árabe e islámico. Pero líderes israelies le dijeron a EIR que representantes claves de las fuerzas armadas e instituciones de seguridad y una mayoría de la población israelí están de acuerdo con la posición de Clinton y Mitchell. Un analista israelí dijo que la mayoría de los israelíes se sienten aliviados de que Estados Unidos le estén haciendo frente a Netanyahu y su coalición.