Mensaje urgente de Lyndon LaRouche

6 de junio de 2009

Descargue el video (12 minutos 19 segundos)

Tengo dos cosas principales con qué asustarlos: empezaré con la menos temible, primero.

La información de Europa, de expertos —dejémoslo así— es que lo que ocurrió con el vuelo 447 de Air France, hasta donde se sabe ahora, entre los expertos pertinentes —esto no es oficial, pero es la opinión de los expertos pertinentes— que una de dos cosas pudo haber derribado el avión, en el patrón del tipo que se nos ha presentado. Las dos tienen que ver con una explosión debajo de la cabina del piloto, en la parte delantera del avión. Una explosión tal, le hubiera neutralizado todo control del equipo electrónico al piloto y el avión hubiera salido de control.

Esa es la mejor conjetura de los expertos, y no existe información disponible que apunte en una dirección contraria, y no se ha presentado evidencia que imposibilite exactamente las alternativas que he propuesto: O una bomba de tipo ingenioso, colocada debajo de la cabina del piloto del avión, o algún acontecimiento de tipo equivalente explicaría todo el proceso. Pero ésa es la única opción que tenemos.

El problema ahora, aparentemente, es que esto es una papa caliente, y estamos en un período de gobiernos, en que ningún gobierno en cualquier parte del mundo está preparado al presente para enfrentar la realidad. Y entre los menos preparados para enfrentar la realidad está el actual gobierno de los Estados Unidos, porque tenemos a un lunático en la cabina de piloto de la Presidencia de EU. Y ése es el otro problema.

Ahora bien, el otro lado de este caso es, como saben, que estamos hablando de la incompetencia de varios economistas, de grupos de economistas, y de la incompetencia de gobiernos para enfrentar la actual crisis de desintegración general que arremete al mundo, tanto del actual sistema monetario del mundo, como también una desintegración de los sistemas físico-económicos del mundo, como derivado de la desintegración del sistema monetario.

Ahora, si ocurriera algo, tal como que Rusia presione a China a romper con el dólar, y si China aceptase, ¡tendríamos una desintegración inmediata del funcionamiento de los gobiernos federal y estatales de EU! Y, por supuesto, una catástrofe en toda Europa.

Ahora, el punto clave aquí es: Como sabemos, el actual Presidente de los Estados Unidos y su cuadrilla que ahora está al mando, y los intereses financieros que han estado controlando el gobierno desde por lo menos septiembre de 2007, que estas personas, que están gobernando a los Estados Unidos, que están administrando sus políticas, en particular sus políticas económico-financieras, han estado moviéndose ¡exactamente en la dirección errónea, en todo lo que han hecho! Y lo que ha hecho Obama, con su llamado programa de asistencia médica es la peor cosa posible que pudo haber ocurrido. Porque, no sólo es genocidio —de hecho, genocidio modelado en Hitler— sino que está acelerando el ritmo de desintegración de las estructuras, de las instituciones internas de los Estados Unidos, y estamos en tal situación, con lo que Obama y su cuadrilla le están haciendo al sistema de asistencia médica, que de ocurrir el peor de los casos, es decir, uno de los peores de los casos probables de acontecimientos en cuanto a las epidemias de influenza que podrían ocurrir, podríamos tener un desastre inimaginable dentro de los propios Estados Unidos.

Ahora, supongamos el caso que China, bajo presión de la crisis —y el gobierno británico y el estadounidense ahora están poniendo a China bajo presión tremenda, con este juego sobre el escenario de la Plaza de Tiananmen, la manera en que la están jugando ahora— están poniendo a China bajo presión tremenda. Y si China aceptara, bajo la tensión de la actual presión estadounidense, y presión europea a la vez, cancelar su relación al dólar, como se le está presionando a que haga, tendríamos una desintegración inmediata del gobierno de EU, y del sistema entero de gobierno.

Ahora: Esto nos lleva al siguiente punto. Actualmente no hay nadie en una posición para tratar este problema, a no ser que yo esté a bordo y dirigiéndolo. Yo sé como tratar este problema, como he especificado. Ninguno de los actores actuales que controlan la política de gestión financiera-económica de EU es competente. Hay gente competente entre bastidores en el gobierno de EU. Pero no están al mando, no están definiendo la política. Tenemos una situación similar, aún peor en ciertos sentidos, en Europa occidental y central. Europa occidental y central está en proceso de desintegración auto infligida bajo el actual sistema del euro.

Tenemos una crisis en Gran Bretaña, en la que están tumbando a Gordon Brown, que es algo que el se merece sobremanera, pero el mundo no lo merece, ¡porque no hay nadie en la situación británica que sea capaz de manejar la situación de ese lado!

Así que, lo que tenemos es que en Europa, las naciones continentales de Europa, de Europa occidental y central, no hay competencia en este momento para bregar con la situación actual. No tienen las autoridades institucionales u otras competencias requeridas. El sistema británico es caótico, y una crisis allí puede ser fatal. Si la ruptura de China ocurre, entonces todo el sistema mundial se viene abajo, y todo se reduce a quién está al mando de la definición de políticas bajo condiciones de emergencia en Washington. Y me temo que, si yo no estoy en una especie de sobrecargo, para orientar a estos tipos para transitar por lo que no saben hacer, no creo que Estados Unidos sobrevivirá.

Así que, mientras que la gente se preocupa por muchas cosas, mientras que la cuadrilla de Obama está llevando a cabo operaciones tipo Gestapo, de estado policíaco, contra nuestra gente en el campo, en reacción a nuestra participación en la conferencia del martes, mientras eso ocurre, somos los únicos en el terreno que, con mi conocimiento, sabemos cómo orientar, asesorar y orientar a los círculos dirigentes de los Estados Unidos para tratar esta crisis con éxito. Y por supuesto, la primera cosa sería, desechar todo el programa de Obama de asistencia médica: ¡desechémoslo totalmente! ¡Nada de políticas tipo Hitler en Estados Unidos!

Tenemos que iniciar una reorganización de emergencia, establecer acuerdos de emergencia con varios gobiernos del mundo, colocar a todo el sistema mundial, de la noche a la mañana, en una operación muy parecida a lo que ocurrió el primero de marzo de 1968: llegar a un acuerdo internacional súbito que congelaría los sistemas del mundo, bajo un acuerdo operativo interino para mantener la estabilidad, para congelar la continuación de los pagos en ciertas categorías de activos financieros, y crear nuevos vehículos de crédito, de crédito garantizado de largo plazo por acuerdo internacional, que nos permita dar marcha atrás a la tendencia hacia el desempleo masivo, a la reducción de la producción agrícola e industrial y de producción infraestructural relacionada en Estados Unidos y Europa y otros lados. Se pueden tomar acciones de emergencia de ese tipo. Requiere acuerdos inmediatos entre ciertas naciones, por lo menos cierto número de las principales, que, si están de acuerdo, pueden acordar este tipo de medidas con 24 a 48 horas de negociación. Yo sé el tipo de medidas que funcionarán, y sé donde puedo encontrar los tipos de personas que sabrán, en varios gobiernos, cómo instrumentar esos tipos de medidas.

Podemos impedir que este planeta entre en una nueva era de tinieblas —y estamos a punto de hundirnos en ella ¡ahora mismo! Y esta combinación....

La gente está viendo la crisis que quieren ver; están viendo los temas que desean ver; están viendo los problemas que les gusta discutir. No están enfrentando el verdadero peligro mortal aquí: ¡Estamos ahora en el proceso de una crisis de desintegración general de los sistemas financiero-monetario y físico-económico del planeta entero! No ha habido nada parecido, de este tipo, en toda la historia conocida, como historia, en ningún momento de este planeta. Seguramente no en lo que llamamos, normalmente, la historia antigua, desde 1700 a.C y demás, hasta el momento actual. ¡No existe ningún precedente, en esa historia conocida, de cualquier cosa que se parezca a lo que se nos viene encima, ahora mismo!

Sin embargo, ya que el problema es principalmente sólo dinero, y dado que, si podemos crear un nuevo sistema de crédito para reemplazar al actual sistema monetario en quiebra, podemos evitar una desintegración físico-económica. Esto requerirá acuerdos entre Estados Unidos, Rusia, China, India y otros países. Esos acuerdos se pueden lograr, si la persona correcta está al cargo, y yo soy esa persona. Y podemos tomar las instituciones oficiales de gobierno, y simplemente juntándolos para que se den cuenta de cuál es el problema, y de lo que se tiene que hacer, con un claro mensaje mío de lo que tienen que hacer, lo pueden hacer, y podemos salir de esto vivos. Ahí estamos ahora: ésa es la realidad. Cualquier otra discusión, de cualquier otro punto de vista de esta situación, a nivel local o mundial, es esencialmente una pérdida de aliento. Porque eso es lo que realmente está pasando.